martes, 10 de julio de 2012

Trastornos del sueño


El tiempo de sueño es individual. El insomnio es un síntoma y se define como un problema relativo a la calidad o cantidad de sueño.
Al envejecer, las fases de sueño profundo son menores y el adulto mayor despierta con mayor frecuencia. No obstante, el tiempo total del sueño se reduce sólo ligeramente con respecto al de las personas más jóvenes. La privación del sueño puede provocar varios síntomas, incluyendo pérdida de la memoria de corto plazo, reducción de la capacidad de atención, disminución de la coordinación motora, disminución de la capacidad para adaptarse, irritabilidad y síntomas neurológicos. Cualquier enfermedad que cause problemas relacionados con la oxigenación puede provocar trastornos del sueño.
Entre los trastornos del sueño más comunes en los adultos mayores, se encuentran el insomnio sostenido, apnea del sueño y mioclono nocturno.
Insomnio Sostenido
Se define como la disminución sostenida de la cantidad de sueño habitual asociado a factores como: cambios en el horario de acostarse,enfermedades crónicas que imponen estrés sostenido, enfermedades psiquiátricas, depresión, y uso de medica-mentos.El insomnio provoca un estado constante de fatiga y sus consecuencias sobrepasan al individuo, pudiendo llegar a afectar a la familia completa; es incluso una de las causas por las que se interna en casas hogar a los adultos mayores.
El diagnóstico de insomnio se hace difícil si sólo se cuenta con la queja del propio paciente o su familia; cuando éste es el caso, se debe hacer la valoración del impacto del problema respecto a la calidad de vida del individuo y su familia, para diseñar un manejo adecuado de la situación.
Apnea del Sueño
Este es un trastorno caracterizado por la detención de la respiración repetidamente durante el sueño.
Existen tres tipos de apnea del sueño: la obstructiva, causado por excesiva relajación de los músculos de la garganta en la faringe posterior; la de tipo central, causado por falla en la estimulación de la musculatura respiratoria por el sistema nervioso central y; la apnea mixta, la cual se inicia por la causa anterior, seguida por un componente obstructivo.
Mioclono Nocturno
Se caracteriza por movimientos involuntarios de piernas y brazos, y el diagnóstico se establece cuando éstas ocurren al menos cinco veces en una hora de sueño y la persona se despierta. Los síntomas incluyen: puntapiés al compañero(a) de cama, frialdad de los pies, excesiva somnolencia diurna e insomnio.
En lo que se refiere a los adultos mayores, estos pueden necesitar más tiempo para disfrutar de un sueño adecuado cuando tienen enfermedad degenerativa. Por otra parte hay que considerar que para algunos adultos mayores el quedarse dormido puede estar relacionado con “temor a la muerte” provocando consecuentemente un trastorno en el hábito del sueño.
Otro punto a considerar es que la ingesta insuficiente de nutrientes, especialmente del grupo de las proteínas, así como el empleo frecuente de medicamentos, contribuyen a los trastornos del sueño.
Cambios del sueño con el envejecimiento
Se puede observar un aumento de las fases de vigilia nocturna, mayor permanencia en la cama con menor tiempo de sueño o inclusive, de manera contraria se puede llegar a tener una anticipación de la hora de dormir y de despertar, siendo el sueño generalmente menos eficaz presentando un aumento en la latencia del sueño y disminuyendo de igual manera el sueño profundo y del sueño REM (movimientos oculares rápidos).
Algunos medicamentos asociados a los trastornos del sueño
Vigilia excesiva:
Teofilina, Anfetaminas, Cafeína, Antiepilépticos, Alcohol, Nicotina, Triazolán (fenómeno de rebote), Hormonas tiroi-deas, Simpático-miméticos.
Pesadillas:
Betabloqueadores (propranolol), Tricíclicos, Antiparkinso-nianos.
Somnolencia excesiva:
Bensodiazepina, Antihistamínicos, Tricíclicos, especialmente la amitriptilina, Inhibidores de la mono aminooxidasa (MAO), Antihipertensivo (especialmente la clonidina).
Otros medicamentos:
Los diuréticos producen a veces somnolencia.
Elementos necesarios para que realices un diagnóstico de trastorno del sueño:
􀂄 Anota fecha y día de la semana en que se producen trastornos del sueño.
􀂄 Hábitos previos al sueño, como alimentos, bebidas (alcohol -cafeína) y medicamentos.
􀂄 Actividades realizadas antes de acostarte tales como, lectura, TV, teléfono, sexo, trabajo, ejercicio y vida social.
􀂄 Hora de acostarte.
􀂄 Tiempo necesario para conciliar el sueño.
􀂄 Calidad del sueño, que incluye las fases de vigilia nocturnas.
􀂄 Ensoñaciones, ronquera o movimientos anómalos.
􀂄 Hora de despertar.
􀂄 Sensación al despertar.
􀂄 Somnolencia y sesteo diurno.
􀂄 Otros factores poco habituales o de interés.
Autocuidado
Normas higiénicas para dormir bien:
♦ Trata de levantarte siempre a la misma hora.
♦ Realiza ejercicios diarios (no antes de acostarte).
♦ Control ambiental: temperatura, reducción de los ruidos y la luz.
♦ Come alimentos ligeros y restringe o elimina el alcohol, la cafeína o la nicotina.
♦ Administra hipnóticos sólo durante corto tiempo.
♦ Trata de resolver los problemas por la tarde.
♦ Acuéstate cuando experimentes sueño, pero evita el sueño excesivo los fines de semana.
♦ Utiliza técnicas de relajación.
♦ Utiliza la cama sólo para dormir.
♦ Elimina la siesta, a menos que esté indicada.
♦ Levántarte después de 15-30 minutos si no te pue-des dormir.
♦ Duerme en el lugar que te encuentres más cómodo.
♦ Detecta los efectos de adaptación en los nuevos ambientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario