viernes, 25 de noviembre de 2011

Amanita muscaria



TOXICIDAD TEMPRANA (< 6 h).


MECANISMO de ACCIÓN
Contienen muscinol y ácido iboténico. El ácido iboténico, estructuralmente similar al ácido glutámico, y el muscinol, estructuralmente similar al ácido gamma-aminobutírico (GABA). Estimulan los receptores glutaminérgicos y GABA centrales, respectivamente.
CLÍNICA
La aparición de síntomas entre 30 minutos y 3 h tras la ingesta (suele ser intencionada).
En adultos predominan los síntomas GABAérgicos que son mareos, vértigo, delirio, disforia, alucinaciones, somnolencia y coma. En niños la ingestión suele ser accidental (son setas de llamativos colores, representadas en los libros infantiles –seta de los enanitos–), y predominan los síntomas glutaminérgicos como hiperactividad, hiperreflexia, mioclonus y convulsiones. Los síntomas gastrointestinales son escasos en ambas poblaciones.


TRATAMIENTO
Tratamiento sintomático evitando estímulos sensoriales y benzodiacepinas. El empleo de fisoestigmina no es efectivo puesto que los alcaloides de estas setas no son de tipo atropínico, sino glutaminérgicos.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Intoxicación por setas

Las “setas” o carpóforos, son los aparatos reproductores de los hongos superiores o macromicetos. Las intoxicaciones por el consumo de setas se denominan micetismos. Y puede deberse al consumo en mal estado de las mismas (toxiinfección alimentaria), a la conservación defectuosa (conserva casera) siendo causa de botulismo, y al propio consumo de especies tóxicas.
A lo largo de los años se han realizado diferentes clasificaciones para determinar el tipo y gravedad de la intoxicación. El continuo desarrollo de la micología, ciencia relativamente joven,
junto con el incremento del listado de especies tóxicas, y la dificultad para la identificación de la especie causante, han hecho necesario el empleo de cuadros sindrómicos basados en el órgano diana de la toxicidad y en la latencia de aparición de síntomas para diferenciar aquellas intoxicaciones con riesgo vital. Este último aspecto no estará nunca confirmado al cien por cien dado que ni la identificación de la seta recolectada significa que ha sido la seta ingerida, ni la latencia corta –a priori benigna- descarta la coingestión de otras setas más peligrosas.
La gravedad vendrá determinada por el estado previo de salud, edad –niños y ancianos-, tiempo de latencia superior a 6 horas y aparición de afectación hepato-renal. La clasificación sindrómica que ha variado a lo largo de los años (con la incorporación de nuevas setas tóxicas), ayuda al diagnóstico clínico temprano, especialmente en aquellos casos en los cuales sólo los cuidados intensivos, incluidos el transplante hepático o renal, pueden salvar la vida .
En nuestro medio, los trastornos gastrointestinales aislados siguen siendo el cuadro más frecuente –incluyendo la ingestión de setas consideradas no tóxicas que en algunos pacientes se presentan en forma de intolerancia o alergia–, encontrando un incremento progresivo de las intoxicaciones voluntarias por setas alucinógenas.