jueves, 7 de abril de 2011

Cólico del lactante

Lo primero que se ha de tener en cuenta es que se trata de una alteración benigna y autolimitada que tiende a desaparecer espontáneamente alrededor del cuarto mes de vida.
Son inocuos y tienden a presentarse en lactantes con temperamento sensible y necesidad de sueño inferior a lo normal.
Comúnmente se define como un llanto incontrolable, paroxístico, sin causa identificable, mas frecuente a últimas horas de la tarde, en un lactante sano entre las dos semanas y los cuatro meses de edad. Suele acompañarse de rigidez, flexión de miembros inferiores sobre el abdomen y meteorismo.
Se considera que un lactante está afecto de cólico cuando presenta: 3 horas de llanto al día durante, al menos 3 días a la semana, durante 3 semanas (criterios diagnósticos de Wessell)

¿Cuáles son sus causas?

Se han barajado varias posibles causas del cólico, pero más bien se trata de un síndrome que incluye un grupo de alteraciones. Sólo una minoría de dichas alteraciones reflejan un problema específico del aparato digestivo.
Incluiríamos las causas en dos grandes grupos.

CAUSAS GASTROINTESTINALES:

  • Alergia a las proteínas de la leche de vaca:

Sólo en un reducido número de lactantes encontramos la alergia a la leche de vaca como causa del cólico.
NO ESTÁ JUSTIFICADO EL CAMBIO DE ALIMENTACIÓN A FÓRMULAS ADAPTADAS SUSTITUTIVAS DE FORMA SISTEMÁTICA, si no se encuentran otros hallazgos sugestivos de alergia a proteínas de leche de vaca, como pueden ser: úlceras orales, escoriaciones anales, diarreas crónicas, déficit de ganancia ponderal, etc.
Es importante destacar que lo que normalmente denominamos alergia a la leche de vaca, se trata realmente, en la mayoría de los casos, de una intolerancia, y como tal suele ser pasajero.

  • Meteorismo:

Los lactantes durante los primeros cuatro meses de vida no absorben completamente la carga de lactosa contenida tanto en las fórmulas adaptadas como en la leche materna, y esto hace que se produzca gran cantidad de gas intestinal. Una dieta en carbohidratos facilitaría la producción de gas.

  • Hipermotilidad intestinal:

Suele calmar con algunos cambios de postura.

  • Factores hormonales.

Los niveles de la hormona intestinal motilina pueden estar aumentados en algunos lactantes con cólico.

  • Reflujo gastroesofágico:

Hay que considerar este diagnóstico cuando pasado el cuarto mes la sintomatología empeora o no mejora. Algunos de sus síntomas pueden ser: irritabilidad, rechazo al alimento y alteración del sueño al poco tiempo de la toma.


CAUSAS ALTERNATIVAS:

  • Variante normal del llanto.
  • Aspectos psicosociales de los padres. Tensión especial hacia el hijo.
  • Problemas en la interacción del niño con el medio ambiente. Niños con llanto fácil, bajo umbral para despertarse, ... y que se encuentren en un ambiente que pueda exacerbar estas características. Por ejemplo por padres inexpertos, estados de ansiedad,...

Tratamiento

  • Intente no dejar que su hijo llore
  • Considere estas posibilidades y pruebe con cada una cinco minutos. Si no hay respuesta pase a otra:
  1. Tiene hambre, quiere alimento.
  2. No alimentar al niño cada vez que llore, esperar de 2 a 3 horas entre cada toma.
  3. No tiene hambre pero quiere succionar.
  4. Quiere que le cojan en brazos. No es posible mimar demasiado a un lactante antes de los 4 meses.
  5. Está aburrido, necesita estímulo.
  6. Está cansado, necesita dormir.
  7. Mecer al bebé en la cuna. Darle un paseo en cochecito. Baño tibio.

PUEDE SERLE ÚTIL:

  • Colocar al niño erguido o tumbarlo boca abajo sobre el regazo o sobre una bolsa de agua caliente o una manta eléctrica.
  • Hay que intentar prevenir los ataques mejorando la técnica alimentaria, como el eructo, el entorno apacible, etc. El cólico no es el resultado de una mala crianza por lo que no hay motivo para sentirse culpable.
  • En niños con llanto inconsolable que no responden a ninguna medida, con deposiciones poco frecuentes, heces duras, explosivas, o gran esfuerzo con la defecación, puede introducirse en la dieta leche sin lactosa.
  • También se han ensayado fármacos como: Diciclomina, Dimeticona o Simeticona. CONSULTE CON SU PEDIATRA ANTES DE ADMINISTRAR CUALQUIER MEDICAMENTO o REALIZAR CUALQUIER CAMBIO DE LECHE.
  • En casos EXTREMOS puede ingresarse al niño y cambiar únicamente la rutina alimentaria, proporcionando así un descanso a los padres.
  • NO ABANDONAR LA LACTANCIA MATERNA YA QUE NO ES LA CAUSA DE LOS CÓLICOS.
  • Si lo está alimentando con lactancia artificial, NO CAMBIE LA FÓRMULA A MENOS QUE EL NIÑO TENGA DIARREA O VÓMITOS

ASISTENCIA PARA LA MADRE:

En caso de lactancia materna, se aconseja a la madre no tomar café, bebidas a base de cola u otros estimulantes.
Evite la fatiga y el agotamiento.
Realice una siesta diaria si no descansa por la noche.
Pida ayuda.
Salga de casa para despejar la mente.

miércoles, 6 de abril de 2011

Autismo

El autismo forma parte de los llamados trastornos generalizados del desarrollo, que también engloban al trastorno de Asperger (una forma mucho más leve donde no está alterado el lenguaje ni la inteligencia) y al trastorno generalizado del desarrollo no especificado. En éste grupo también se clasifican el trastorno desintegrativo de la infancia y el síndrome de Rett.

Los niños con trastorno autista tienen déficits severos en tres areas principales: interacción social, comunicación y comportamientos e intereses restringidos, repetitivos y estereotipados (movimientos que son siempre iguales, sólo les gusta un tipo de cosasmuy concretas). En éstos trastornos no sólo se produce un retraso del desarrollo, sino un desarrollo atípico, con amplia alteración de las funciones. La mayoría de los niños con trastornos generalizados del desarrollo también sufren retraso mental ( cociente intelectual inferior a 70). Dentro de los niños con autismo hay un amplio espectro de gravedad, teniendo algunos síntomas más graves y otros más leves.

¿Cúales son los síntomas?

Los déficits en la interacción social son probablemente los más característicos y específicos de los niños con autismo. Desde pequeños los niños no miran a su madre y no responden a los gestos y miradas de la gente a su alrededor, por lo que a veces los padres dudan de si son ciegos o sordos. Cuando son más mayores, los niños con autismo no buscan el contacto con otras personas y en el caso de ser capaces de responder a interacciones sociales, no son capaces de mantenerla, ni de darse cuenta de los sentimientos o pensamientos de los demás, por ellos prefieren jugar en solitario. Los padres de estos niños a veces dicen que al cogerles en brazos los niños no se dejan acurrucar, mantienen una postura rígida y si se les abraza no muestran reciprocidad. Todo esto, les produce la sensación de que no saben acunarles correctamente, lo cual les hace sentirse muy inseguros.

Respecto a los problemas serios en el lenguaje comunicativo verbal y no verbal, los niños con autismo frecuentemente no tienen un lenguaje inteligible, o repiten las palabras que oyen (ecolalia), alteran el orden de las palabras o las usan con significados particulares para ellos. Si hablan generalmente pronuncian correctamente y la gramática es correcta, pero fallan en comprender y expresar palabras con diferentes significados según el contexto, o en las reglas prácticas del lenguaje (explicar cosas que el interlocutor desconoce, saludar al principio y despedirse al final de una conversación, etc). También fallan en el aspecto no verbal de la comunicación, como en los gestos, mirar a la cara de la gente a la que hablan, y no hacen entender a su interlocutor que les oyen y les entienden, etc. Debido a estos problemas de comunicación, la imaginación está muy afectada, y los niños con autismo no son capaces de usar juguetes para juego simbólico o imaginativo.

Los comportamientos repetitivos o estereotipados incluyen intereses muy concretos y estrechos. Son niños a los que sólo les interesa una cosa de manera excesiva e inflexible (las ruedas de los coches, los dinosaurios, los libros de color rojo...), que realizan rituales o rutinas repetidos sin función alguna, o movimientos estereotipados (como aleteo de las manos, movimientos de los dedos...), y les interesan mucho y preocupan las partes de los objetos.

Para un diagnóstico de trastorno autista los niños deben tener múltiples síntomas en las tres áreas mencionadas, especialmente en el área de interacción social defectuosa: disminución de comunicación no verbal (mirar a los ojos, expresiones faciales, posturas y gestos para regular la interacción social), déficit en encontrar amigos y relaciones sociales apropiadas, falta de deseo de compartir el interés por las cosas o la alegría con otros (no señalan a las cosas que les interesan, no enseñan a los padres cosas que les gustan o logros que obtienen, como un dibujo que han hecho?), y no tienen reciprocidad social o emocional.

¿A quién puede afectar?

El autismo es poco frecuente, y aproximadamente sólo entre 4 y 20 de cada 10.000 niños de la población general padecen un trastorno del espectro autista. Generalmente es cuatro a cinco veces más frecuente en niños que en niñas, y no se asocia con ningún grupo socioeconómico. Generlamente se detecta en los primeros 2 o 3 años de la vida del niños.

¿Cúales son sus causas?

No se conoce la causa del autismo, aunque se sabe que es un trastorno genético, ya que es más frecuente en hermanos de niños con autismo (frecuencia del 4,5% en hermanos de pacientes). Hasta el 80% de los niños con autismo tienen retraso mental, y hasta el 35-40% sufren de epilepsia en los primeros 20 años de su vida. Un 5% tienen el síndrome del cromosoma X frágil, y otros han sufrido infecciones como meningitis, o han sido afectados por rubeola congénita, fenilcetonuria o esclerosis tuberosa. Mediante estudios de imagen cerebral como la resonancia magnética y la tomografía axial (escanner TAC) se encuentran alteraciones en la morfología cerebral, agrandamiento de las zonas del cerebro que contiene el líquido cefalorraquídeo (los ventrículos cerebrales), y alteraciones en el cerebelo y la parte frontal del cerebro. Sin embargo estas exploraciones no pueden diagnosticar el autismo, aunque sirven para descartar otros problemas que pueden dar síntomas similares.

¿Cúal es su evolución y pronóstico?

Generalmente los niños con autismo acuden al médico en la primera infancia, tras los primeros meses. Como hemos dicho, inicialmente los padres sospechan sordera o ceguera por la falta de respuesta del niño. Algunas veces no aparecen los síntomas hasta los dos o tres años, ya que a veces hay un desarrollo normal inicial que queda bruscamente interrumpido. A veces mejoran parcialmente en la edad escolar, para luego volver a empeorar. Los niños con Autismo suelen empeorar cuando tienen enfermedades médicas o hay un stress ambiental. La posibilidad de acceder a servicios educativos, pedagógicos y de apoyo tienen un efecto beneficioso, ya que hasta los niños con autismo más severo tienen capacidad de aprender algunas habilidades adaptativas. Algunos predictores de buena respuesta incluyen cociente intelectual cercano a lo normal, buenas habilidades del lenguaje (especialmente si el niño se puede comunicar verbalmente antes de los 5 años), mayores habilidades sociales, y aparición más tardía de los síntomas. Según la gravedad del trastorno, entre el 2-15% de los niños con autismo llegan a un nivel intelectual y el 33% pueden funcionar independientemente cuando llegan a la edad adulta.

¿Cómo puede tratarse?

Aquellos paciente que tienen acceso temprano a tratamiento multimodal mejoran significativamente. El ambiente debe ser altamente estructurado e incluir profesores de educación especial, terapia del lenguaje y logopedia, tratamiento vocacional y entrenamiento en habilidades adaptativas. El tratamiento conductual reduce los comportamientos no deseados, promueve el lenguaje y la interacción social, y además aumenta habidades que fomentan la independencia. Es fundamental en trabajo de los padres para ayudar a su hijo y buscar los servicios necesarios disponibles en su area. Hay asociaciones de padres de niños con autismo que son muy útiles para organizar y distribuir los recursos.

A veces es necesario el uso de medicación para tratar síntomas psiquiátricos que pueden aparecer, com antidepresivos para reducir los comportamientos repetitivos y antipsicóticos para mejorar la interacción social. Finalmente, los padres de niños con autismo deben tener cuidado de no caer en tratamientos de "medicina alternativa" sin eficacia demostrada y que sólo les darán falsas esperanzas, como dosis masivas de vitaminas, hierbas, tratamientos de comunicación facilitada por ordenador, o escuchar música o distintos tonos de sonidos. La investigación está avanzando pero todavía no se conoce la causa ni el tratamiento, aunque algunos síntomas se pueden controlar.

domingo, 3 de abril de 2011

Dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto irritativa es una reacción inflamatoria frente a un irritante que tiene un efecto tóxico sobre el tejido. Hay muchos tipos de irritantes: jabones, detergentes, disolventes, ácidos y alcalinos que producen daño celular si son aplicados por el tiempo suficiente a una concentración suficiente.

La dermatitis de contacto irritativa presenta una variada morfología clínica que depende de las propiedades del producto irritante y de las características de la exposición, concentración, superficie expuesta, duración de la exposición y oclusión.

La dermatitis de contacto irritativa puede desarrollarse de forma aguda y crónica. Las formas agudas se desarrollan tras el contacto con agentes que alteran de forma rápida la epidermis y adoptan clínicamente el aspecto de quemadura cutánea.

Las formas crónicas se producen tras la exposición repetida a agentes irritantes suaves que tiene un efecto acumulativo hasta producir la reacción inflamatoria. En estos casos la clínica puede persistir más tiempo que el de contacto con el irritante, sin relacionarse directamente con el.

Esta forma de dermatitis de contacto irritativa crónica se observa con frecuencia en sujetos que realizan trabajos con humedad importante –trabajos de hostelería, educación, enfermería- o que entran en contacto con sustancias químicas suaves (detergentes, disolventes, etc). Con frecuencia se afectan las manos donde adoptan un patrón clínico semejante a la dermatitis de contacto alérgica.

Los pacientes con dermatitis previa (atopia, psoriasis, etc) tienen una mayor incidencia de dermatitis de contacto irritativa. La dermatitis de contacto irritativa en su forma crónica es la causa más frecuente de dermatitis de contacto en el ámbito laboral. La dermatitis de contacto irritativa, al alterar la función protectora de la epidermis, facilita el desarrollo de una dermatitis de contacto alérgica.

La más frecuente es la localizada en las manos: es primariamente irritativa, especialmente en grupos de población en contacto con irritantes frecuentes como son las amas de casa o trabajadores en climas frios ( dermatitis del ama de casa, dermatitis irritativa invernal). Se debe a la alteración de la función de protección de la barrera cutánea por agentes irritantes como jabones, agua, productos de limpieza alcalinos o ácidos.

Síntomas: la piel de las manos, sobre todo las palmas y los espacios interdigitales, suele aparecer con:

  • Enrojecimiento o inflamación de la piel en el área expuesta.
  • Lesiones que pueden ser de cualquier tipo: enrojecimiento, erupción, pápulas, vesículas y ampollas además de exudado y formación de costras, con pérdida de la textura normal de la piel, apareciendo como carne viva o engrosada.
  • Picor o quemazón de la piel en áreas expuestas.
  • Aumento de la sensibilidad de la piel en el área expuesta.
INSTRUCCIONES PARA EL CUIDADO DE LAS MANOS

Para acelerar la curación y prevenir recaídas de su dermatitis, deberá tener en cuenta las siguientes medidas:

Lavado de manos

  • Usar agua templada y jabón sin perfume, alquitrán o azufre.
  • Emplear poco jabón y aclarar las manos totalmente.
  • Secarlas con una toalla limpia y seca, no olvidando el secado entre los dedos.
  • Los anillos pueden retener sustancias irritantes, por lo que debe quitárselos cuando realice algún trabajo y siempre que vaya a lavarse.
  • Evitar al máximo el contacto con detergentes y otros agentes de limpieza fuertes (limpiadores de metales, ceras de limpieza de suelos, automóviles, muebles, limpiacristales, etc.).
  • Evitar asimismo el contacto con disolventes como petróleo, gasolina, acetona, tricloroetilenos, etc.
  • Evitar la manipulación de productos de peluquería: champú, tintes capilares, lociones, etc.
  • Hágase lavar el pelo por otra persona o utilice guantes de plástico fino de un solo uso.
  • Evitar el contacto con jugos de tomate, ajo, cebolla, patata, limones, naranjas, verduras, etc..., utilizando para su protección guantes de plástico fino de un solo uso.
  • Proteger sus manos de sequedades y fisuras ocasionadas por el frío, utilizando guantes de piel sin forro.
  • Para el lavado de platos y ropas, y para el manejo de los productos arriba expuestos, utilizar siempre guantes de plástico fino de un solo uso. Si uno de estos guantes se agujereara, cámbielo por otro, pues es peor llevarlos de esta manera que no llevar nada.
  • Guardar los paquetes y frascos de productos irritantes limpios, sin ningún resto en el exterior. Cuando vaya a emplear los guantes antes mencionados durante un tiempo prolongado, debe aplicarse previamente una crema de protección (Bariederm, Nivea, Atrix...).

Recuerde que la resistencia de la piel está disminuida al menos durante 4-5 meses después de haber desaparecido su dermatitis, por lo que aunque esté completamente curada continuará observando estas instrucciones.

sábado, 2 de abril de 2011

Alergia al polen

Los granos de polen son partículas microscópicas de plantas y son los alergenos que producen más síntomas alérgicos. Fue uno de los primeros en descubrirse, y su sintomatología se denominó “fiebre del heno”. Consiste en rinoconjuntivitis: estornudos, picor de nariz y ojos intenso, congestión nasal, moco líquido, lagrimeo, ect... Además, el polen puede producir asma.

Existen 3 tipos de polen alergénicos: de gramíneas, de árboles y de malezas.

En general, los árboles polinizan desde febrero hasta abril, las gramíneas en mayo y junio y las malezas desde abril o mayo a septiembre. Según las condiciones climáticas, hay zonas en que este calendario varía y además hay variaciones interanuales dependiendo de cómo haya sido, por ejemplo, la pluviosidad del año anterior.

Cada planta, según el tamaño del polen y el tipo de transporte de éste, tiene más o menos poder de desencadenar síntomas alérgicos.

Se considera que a partir de 50 granos de polen por metro cúbico, puedan producirse manifestaciones de síntomas alérgicos.

Los pólenes cuando absorben humedad aumentan de tamaño y se convierten en granos tan pesados que pierden su facultad de poder ser aereotransportados. Por tal motivo, cuando llueve, desciende bruscamente el índice de granos de polen en el aire.

Esta es la causa de que para los pacientes alérgicos polínicos, los días de lluvia sean los mejores, y los peores, los días ventosos y dentro de éstos, los de viento terral. Pero no siempre la lluvia significa un alivio para el alérgico al polen, una intensa y repentina tormenta puede producir una resuspensión de las partículas que estaban en el suelo y, en pocos minutos, el ambiente puede alcanzar concentraciones extremas, causando intensos síntomas.

Medidas preventivas

Medidas en casa:

  • Ventilar la casa por las mañanas a partir de las 10 de la mañana, manteniendo el resto del día todas las ventanas cerradas.
  • Es aconsejable airear la ropa de la cama por las mañanas, cuando el nivel de polen es más bajo.
  • Puede ser útil el uso de filtros de aire y pulverizar con agua a modo de lluvia artificial la habitación.
  • Secar la ropa en secadora, para evitar que esté en contacto con el aire contaminado de polen.

En caso de viaje:

  • Si viaja en coche, deberá mantener las ventanillas cerradas. Son recomendables los viajes en avión o barco.
  • En caso de disponer de aire acondicionado, utilizarlo con el circuito cerrado.
  • No utilizar moto o bicicleta.
  • Evitar las salidas al campo, en especial los días de tormenta y fuerte viento. Cuando lo haga, deberá tomar la medicación antes de salir de casa.
  • Es aconsejable el traslado a zonas marítimas en las fechas en que las molestias suelen ser muy intensas.

Medidas personales:

  • Conocer el polen de las plantas a las que es alérgico y su época de polinización.
  • Disminuir las actividades al aire libre durante las horas de máxima polinización. De 5 a 10 de la mañana (emisión de pólenes) y de 7 a 10 de la tarde (periodo de descenso del polen de la atmósfera al enfriarse el aire).
  • Evitar las salidas a la calle en esas horas de máxima polinización y utilizar gafas de sol y mascarilla.
  • Durante la época de polinización, evitar cortar el césped y salir al campo y jardines.
  • No ingerir miel ni manzanilla ni productos derivados del polen.
  • En días de mucha concentración de polen, lavarse el pelo antes de acostarse.
  • Así mismo, puede realizarse lavados nasales antes de acostarse, para arrastrar el polen de las mucosas.

viernes, 1 de abril de 2011

Alergia a la leche

NORMAS DIETÉTICAS PARA ALÉRGICOS A PROTEÍNAS DE LECHE

  • La leche y los productos lácteos se encuentran formando parte de muchos alimentos. Formas obvias: la nata, el queso, la mantequilla, el helado y el yogurt.
  • La leche y los productos lácteos pueden estar también ocultos en los más variados y corrientes alimentos. Con el fin de evitarlos, es necesario leer también detenidamente las etiquetas de los alimentos. Dentro de una misma categoría, unos pueden llevar proteínas de leche de vaca y otros no.
  • Las palabras “no lácteo” en la etiqueta de un producto indica que este producto no contiene mantequilla, crema o leche. Sin embargo, contienen con frecuencia caseinato sódico.

ALIMENTOS QUE NO DEBEN CONSUMIRSE

  • Todos tipo de leche: de cabra, oveja, búfala (mozzarella), en polvo, condensada, descremada, evaporada, fórmulas para lactantes, etc.
  • Productos lácteos: todo tipo de quesos, yogures, mantequilla, nata, helados, batidos, cuajada, arroz con leche, etc.
  • Las carnes procesadas, incluyendo los perritos calientes y las salchichas. Los fiambres en conserva frecuentemente contienen leche o se procesan en líneas que contienen leche. Lea cuidadosamente todas las etiquetas de los alimentos.
  • Bollería: galletas, magdalenas, pasteles, donuts, etc.
  • Turrón.
  • Chocolate con leche.
  • Potitos con leche.
  • Papillas de farmacia “lacteadas”.
  • Actualmente están de moda batidos de frutas que contienen leche.
  • Cereales preparados y precocidos con sólidos lácteos, caseína u otros productos lácteos añadidos.
  • En la elaboración de pan de panadería, pan de molde o de “Viena” se emplean este tipo de substancias. Hay que tener especial atención con dichos productos, informándose debidamente en la panadería de consumo habitual.

LECTURA DE ETIQUETAS
Asegúrese de evitar los alimentos que contienen cualquiera de los siguientes ingredientes:

  • Leche
  • Aromatizante de mantequilla artificial
  • Grasa de mantequilla
  • Caseína
  • Caseinatos (amonio, calcio, magnesio, potasio, sodio) El cálcico es E-4511 y sódico es E-4512
  • Hidrolizados (caseína, proteína de la leche, proteína, suero lácteo, proteína del suero lácteo)
  • Lactoalbúmina, fosfato de lactoalbúmina
  • Lactoglobulina
  • Suero lácteo (sin lactosa, desmineralizado, concentrado de proteína).