jueves, 31 de marzo de 2011

Alergia al latex

La goma natural o látex es una sustancia lechosa que se obtiene del árbol Hevea Braselensis.

Existen dos tipos de látex.

  • Látex coagulado: se usa en suelas gruesas de zapatos.
  • Látex líquido: se emplea en el campo industrial, en múltiples usos, entre los que destacamos la elaboración de guantes domésticos y profesionales, chupetes, tetinas, preservativos, balones de goma, globos, caretas, telas, gomas adhesivas, cánulas, material de odontología, fibras elásticas, gorros de baño, etc...

Esta sensibilidad se da con mayor frecuencia en profesionales sanitarios, industriales (productoras de chips, fábricas de guantes, personal de limpieza,etc).

Algunas personas alérgicas a látex podrían tener o adquirir sensibilidad a algunos frutos secos (castaña) y frutas (plátano, kiwi, aguacate, piña, papaya y melón). Por su frecuencia, se recomienda evitar estos alimentos.

Pacientes con urticaria de contacto al látex tienen una sensibilidad menor que los que tienen asociados problemas respiratorios.

Los que tienen síntomas respiratorios pueden presentar síntomas si en su cercanía hay personas que manipulan guantes por el efecto aerosol.

Medidas preventivas

Debe advertir de esta alergia antes de recibir atención médica, especialmente intervenciones dentales o quirúrgicas, exploraciones ginecológicas, etc., con especial cuidado a los sistemas de infusión venosa, sondas nasogástricas, uretrales, etc., así como posible instrumental (tubos, mascarillas) que lleven látex.

Cuando tenga que someterse a alguna intervención quirúrgica o exploración médica, deberán utilizarse guantes de vinilo. La mejor hora de intervención sería la primera, con el fín de evitar inhalaciones de partículas de látex.

Evitará los alimentos del grupo del látex (plátano, castaña, aguacate, kiwi, melón, papaya y piña).

Debe evitar estrictamente el contacto con todo tipo de productos derivados del caucho (látex) como esponjas, gorros de baño, pelotas, balones, fajas, corsés, preservativos, tetinas, chupetes, globos, rodilleras, plantillas, zapatillas de baño y playa, así como cualquier tipo de guante de goma, pudiendo utilizar guantes de vinilo.

miércoles, 30 de marzo de 2011

Alergia al huevo

ALIMENTOS QUE NO DEBEN CONSUMIRSE

  • Huevo natural o cocinado bajo cualquier forma, así como el huevo liquido pasteurizado.

ALIMENTOS QUE PUEDEN CONTENER PROTEINAS DE HUEVO

  • Dulces, merengues, helados, batidos, turrones, flanes, cremas, caramelos, golosinas..
  • Productos de pastelería y bollería: bizcochos, magdalenas, galletas, pasteles.
  • Hojaldres, empanadas, empanadillas con cubierta brillante.
  • Consomés, sopas, salsas (mayonesa....), algunas margarinas, gelatinas.
  • Algunos cereales de desayuno.
  • Pasta al huevo, rebozados ....
  • Fiambres, embutidos, salchichas, patés, jamón de York (salvo el cocido natural, que no contiene clara de huevo).
  • Cafés con crema sobrenadante (capuchino...) y también algunos vinos (que son aclarados con clara de huevo).
  • Cualquier pan comercial o pan hecho con los componentes del huevo o pintado con huevo para el glaseado.

LECTURA DE ETIQUETAS

Algunos pacientes muy sensibles pueden reaccionar con pequeñas cantidades de proteínas de huevo presentes en alimentos elaborados y que pueden figurar en las etiquetas de los alimentos como:

  • Albúmina
  • Coagulante
  • Emulsionante
  • Globulina
  • Lecitina (salvo que se indique que es de soja)
  • Livetina.
  • Lisozima
  • Ovoalbúmina.
  • Ovomucina
  • Ovomucoide
  • Ovovitelina
  • Vitelina.
  • Luteína (pigmento amarillo)
  • E.161 b (luteína)
  • E.322 (lecitina)
  • E.1105 (lisozima)


Se deben también evitar los huevos de otras aves: pavo, pato, gaviota, codorniz...

Pequeñas cantidades de huevo pueden contaminar los utensilios de cocina y no debe utilizarse para el paciente el aceite en el que se haya cocinado previamente huevo.

No utilizar batidoras que hayan servido para preparar alimentos con huevo para el resto de la familia.

El huevo puede sustituirse en las recetas con una de las siguientes propuestas:

  • 1 cucharadita de levadura en polvo, 1 cucharadita de agua, 1 cucharadita de vinagre.
  • 1 cucharadita de levadura disuelta en ¼ de taza de agua templada.
  • 1 cucharadita de puré de albaricoque.
  • 1/2 cucharadita de agua, 1/2 cucharadita de aceite, 1 cucharadita de levadura en polvo.

VACUNAS QUE PUEDEN CONTENER PROTEÍNAS DE HUEVO

  • Rubeola.
  • Sarampión.
  • Parotiditis.
  • Gripe.
  • Fiebre amarilla.

martes, 29 de marzo de 2011

Alergia a los hongos

Los hongos son alergenos de los que se habla poco y, sin embargo, son altamente alergénicos, afectan sobre todo a niños y no son fáciles de eliminar. Algunas esporas de hongos tienen capacidad alergénica, pues existen un tipo de ellas que se hallan en el aire libre. Las dos más frecuentes son Alternaria y Cladosporium.

Están presentes en la atmósfera a lo largo de todo el año, pero comienzan a concentrarse en cantidades más elevadas en los meses de primavera y muy altas en verano. A diferencia del polen, las esporas de los hongos aumentan o disminuyen cuando se dan determinadas condiciones climáticas. Así, suben repentinamente concentraciones altísimas antes de una tormenta de verano, y pasada la tormenta vuelven a descender también bruscamente. Otras esporas suelen estar en el suelo y su concentración aumenta cuando se remueve la tierra.

Existen otros hongos alergénicos que se hallan dentro de las casas y, sin seguir un patrón estacional, pueden hallarse a lo largo del año. Se desarrollan con el calor y humedad y las plantas favorecen su reproducción.

El hongo Alternaria está presente todo el año, pero las esporas se liberan en grandes cantidades en agosto y septiembre.

Hay tres factores que favorecen el crecimiento de los hongos:

  • Humedad
  • Oscuridad
  • Acúmulo de polvo y materiales orgánicos

Recomendamos tenga en cuenta las normas que a continuación se detallan:

  • Evitar la vegetación tupida alrededor de la vivienda.
  • Eliminar las hojas muertas y evitar el contacto con el césped.
  • Evitar el acúmulo de restos orgánicos cerca de la casa.
  • Evitar la estancia en habitaciones húmedas (sótanos, graneros, bodegas) y no usar humidificadores. Las zonas húmedas de la casa deben ser aireadas, utilizando en ellas pinturas antimohos.
  • Evitar plantas de interior y flores secas de adorno.
  • Los frigoríficos también permiten el desarrollo de hongos. Se debe frotar las junturas con aceite vegetal.
  • Evitar el almacenamiento de alimentos así como evitar la ingesta de alimentos contaminados con moho o aquellos que los contengan (queso, fruta seca, vino, cerveza).
  • Los humidificadores y los aparatos de aire acondicionado favorecen el crecimiento de los hongos. Hay que limpiarlos con frecuencia y lavar los filtros con soluciones antifúngicas.
  • Limpiar las tuberías y desagües de lavadoras y fregaderos.
  • Si tiene secadora, controlar la zona de expulsión de aire.
  • Antes de guardar la ropa en el armario, debe secarse ésta por completo.
  • No guardar calzado húmedo. Por las noches, dejar el calzado fuera de la habitación.
  • Evitar los lugares con vegetación espesa, muy sombríos y húmedos.
  • Evitar la exposición al polvo doméstico.
  • Evitar alfombrillas y demás antideslizantes en la bañera, sustituyéndolos por líquido antideslizante.

lunes, 28 de marzo de 2011

Alergia al epitelio de animales

En el caso de los animales, el alérgeno es una proteína que se encuentra en una parte distinta según el animal de que se trate: así, por ejemplo, en el perro y en el caballo está en la caspa; en el gato, en la saliva y las glándulas salivares y, por lo tanto, queda depositado cuando se lame en el pelo; en el hámster, parece estar en el epitelio; en el caso de los ratones de laboratorio, en la orina, etc.

En general se es alérgico a una especie y, por lo tanto, a todas las razas de dicha especie. Además, puede desarrollarse una alergia a un animal habiéndolo tolerado previamente. Un animal que se tiene desde hacia varios años, un buen día puede ser el causante de rinitis o asma.

Por el contrario, el hecho de tener pruebas cutáneas positivas a gato y perro no quiere decir que se sea alérgico a esos animales: se puede estar únicamente sensibilizado pero no causar asma o rinitis.

Por la costumbre cada día más extendida de tener en casa animales domésticos, vamos a referirnos especialmente a ellos, en concreto al perro y gato. Son dos alergenos muy similares a los ácaros que se encuentran dentro de la casa e impregnan todo el domicilio, muy difíciles de controlar y que producen síntomas todo el año.

Hay que tener en cuenta que, cuando se producen síntomas, no se perciben siempre de forma inmediata al entrar en la casa, sino que pueden comenzar al cabo de una horas. Los alergenos son potentes y difíciles de eliminar. Así, por ejemplo, la medida de tiempo que permanece el alergeno de un gato es de 6 meses a 1 año.

Medidas preventivas
  • En todos los casos la principal medida de prevención es retirar al animal de la casa (en el caso del gato, el alergeno permanece en el ambiente hasta 4 meses después de su retirada).
  • No mantener contacto directo ni indirecto (domicilio de parientes, amigos, etc.).
  • Advertir del problema en el colegio.
  • Como medida de prevención, los niños atópicos no deben tener animales en casa por el mayor riesgo de sensibilización. Recordar además, que los animales favorecen la proliferación de ácaros del polvo.

En caso de no ser posible la retirada del animal:

  • Suprimir moquetas y alfombras, que son grandes almacenes de alergenos.
  • Utilizar aspiradores, a ser posible con filtro HEPA para la limpieza doméstica.
  • Lavar semanalmente al animal. En el mercado existen productos que se pueden aplicar después del baño para evitar en la medida de lo posible la descamación del epitelio.
  • Evitar la entrada del animal en la habitación del paciente alérgico.

domingo, 27 de marzo de 2011

Alergia al anisakis

Es un nuevo alérgeno alimentario. Se trata de un gusano (nemátodo) que parasita al pescado de agua salada. Parece que cerca de un 40% del pescado que comemos lo contiene. El hombre lo ingiere en forma de larva siendo un huésped accidental ya que en el hombre la larva no adquiere el desarrollo de gusano adulto.

El parásito se adquiere si se come el pescado crudo (sushi, boquerones en vinagre o pescados en salazón o ahumado) o pescado poco cocinado.

Al llegar el anisakis al estómago o al intestino, puede quedarse adherido a la mucosa (anisakiasis) produciendo síntomas digestivos como dolor abdominal, naúseas, vómitos o diarrea.

Puede producir también una reacción alérgica que se asocia o no a síntomas digestivos, ya que este parásito tiene una gran potencia alergénica. Los síntomas alérgicos suelen aparecer de forma inmediata tras la ingesta del pescado contaminado por el anisakis y pueden ser muy graves: desde una urticaria hasta una reacción anafiláctica.

La alergia al anisakis se diagnostica mediante pruebas cutáneas y determinación de anticuerpos en sangre frente al parásito.

Cada vez esta siendo más frecuente encontrar a personas sensibilizadas al anisakis sin síntomas alérgicos. Así, es frecuente encontrar personas con alguna de estas pruebas positivas pero sin que tenga importancia clínica, por este motivo debe ser valorado cada caso por el especialista para determinar si debe llevar a cabo otro tratamiento o medidas preventivas.

En algunos casos el alergólogo le aconsejará que se evite de forma absoluta la ingesta de pescado, cefalópodo y crustáceo, pero en general seran suficientes algunas medidas de prevención.

Medidas preventivas
  • Evitar de forma absoluta la ingesta de pescado crudo (en nuestro medio boquerón en vinagre).
  • Evitar la ingesta de pescado poco cocinado, en salazón o ahumado.
  • Evitar la ingesta de escabeches y conservas.
  • Se recomienda el pescado congelado en alta mar o ultracongelado ya que viscera precozmente y la posibilidad de que esté parasitado es menor.
  • Debe someterse el pescado a congelación al menos a –20ºC durante 72 horas.
  • Cocinar el pescado a temperaturas mayores de 60ºC. El prepararlo a la plancha o al microondas es insuficiente.
  • Evitar tomar las áreas ventrales del pescado cercanas a su aparato digestivo. Es mejor tomar la cola del pescado.

sábado, 26 de marzo de 2011

Urticaria crónica

El término urticaria se refiere a un grupo de alteraciones de la piel que cursan con una erupción cutánea consistente en ronchas o habones, que generalmente se extienden por toda la superficie corporal, y se acompaña de intenso picor. Cuando también afecta a la dermis o dermis profunda, puede acompañarse de angioedema, que consiste en una hinchazón de zonas laxas de la piel como labios o párpados. Esta hinchazón puede ser tan intensa que produzca una deformación completa de la cara. De forma mucho menos frecuente puede inflamarse la lengua o la glotis, en ese caso puede dificultar la respiración y requerir atención inmediata en un servicio de urgencias.

Este proceso es muy frecuente. En la mayoría de las ocasiones no es posible identificar qué la ha desencadenado.

Tratamiento de la urticaria aguda

El proceso agudo ordinariamente se trata en una consulta de urgencias con antihistamínicos y, según la gravedad del cuadro, con corticoides.

En líneas generales, un episodio aislado de urticaria aguda sin angioedema, que no ha tenido ninguna repercusión, no requiere una evaluación posterior por parte del médico. Si la urticaria no mejora, se repite, o ha sido acompañada de una hinchazón importante, con complicación respiratoria, o si sospechamos que el causante ha sido un alimento o un medicamento, se requiere un estudio por parte del especialista en alergia.

Urticarias físicas

Hay un tipo de urticarias que se denominan urticarias físicas que curiosamente se producen en la zona de contacto de la piel con algún estímulo físico como frío, vibración, presión, agua, exposición al sol, etc.

La más frecuente de este grupo se denomina dermografismo, que se produce tras el roce o rascado.

Urticaria crónica: un reto a la paciencia de médicos y enfermos

Existe un tipo de urticaria especialmente molesta para el paciente, se trata de una urticaria denominada crónica que consiste en la aparición prácticamente diaria de habones o ronchas por todo el cuerpo que en ocasiones se acompaña de angioedema, y que tiene una duración de al menos dos meses y medio.

Produce una importante alteración de la calidad de vida. Al aparecer lesiones en la piel sin interrupción, se buscan incansablemente factores desencadenantes: se prescinde en la dieta de ciertos alimentos, se achaca a situaciones que producen estrés, etc. La falta de respuestas puede provocar angustia y desestabilización emocional.

Paralelamente, al no cesar el proceso, se piensa que es reflejo de una enfermedad más seria y profunda. Esto lleva a realizar múltiples analíticas e interminables visitas a diferentes especialistas.

Como, por otra parte, no existe un tratamiento causal, la erupción cutánea reaparece y este hecho se vivencia como un fracaso terapéutico.

Por estos motivos, si usted padece una urticaria crónica, es muy importante que conozca los siguientes datos:

  1. La causa y el mecanismo íntimo de la urticaria crónica simplemente se desconocen. En un 50% de pacientes hemos podido demostrar que se trata de un mecanismo autoinmune, esto es, el propio organismo activa a las células de la piel que hacen que liberen histamina y se produzca la urticaria.
  2. La urticaria crónica no suele ser reflejo de ninguna patología subyacente, se caracteriza porque todas las pruebas a que se somete el paciente son siempre normales.
  3. Hay factores que pueden empeorarla, por ejemplo el tomar antiinflamatorios no esteroideos (Aspirina® y derivados)
  4. No existe tratamiento causal. Se emplean tratamientos sintomáticos que mejoran los síntomas pero cesa su efecto al suspenderlos, lo que no quiere decir que ha fracasado el tratamiento.
  5. El tratamiento es eficaz cuando se sigue de una forma constante a pesar de no tener habones.
  6. Lo positivo de esta enfermedad, que desespera a médico y paciente, es que, en la gran mayoría de los casos, tras varios años la urticaria crónica desaparece por sí sola sin dejar ningún tipo de secuela.

La urticaria crónica se trata con antihistamínicos. Si la respuesta no es adecuada, se pueden aumentar las dosis o asociarse dos. En el momento actual estamos empleando en algunos casos un anticuerpo con el que estamos obteniendo resultados prometedores.

Cuando una urticaria crónica se estudia y afronta con paciencia, en la mayoría de los casos se da con el tratamiento eficaz, que permite desarrollar una vida completamente normal y dejar atrás un gran problema.

viernes, 25 de marzo de 2011

Alergia a los ácaros

Los ácaros son habitantes naturales de nuestro entorno doméstico y su presencia no significa una falta de limpieza en el hogar. Debido a su reducido tamaño, son invisibles para el ojo humano.

Los ácaros no representan ningún problema para la gran mayoría de las personas. Sin embargo, en algunos enfermos alérgicos desencadenan molestias respiratorias (rinitis y/o conjuntivitis y/o asma bronquial).

Los ácaros viven en el polvo doméstico y se alimentan fundamentalmente de escamas humanas, que se desprenden de nuestra piel o de la de los animales domésticos. Sus requerimientos nutritivos son escasísimos, de forma que la descamación de un día de una sola persona es capaz de alimentar a un gran número de ácaros durante varios meses.

Dentro del hogar, se acumulan fundamentalmente en la moqueta, alfombras, tapicerías, edredones, almohadas, colchones y en general en todos los materiales textiles, incluyendo juguetes de peluche y la ropa.

El desarrollo y propagación de los ácaros del polvo doméstico, depende fundamentalmente de la humedad relativa y de la temperatura. Las condiciones óptimas se dan a temperaturas entre 20 y 30ºC y humedades relativas del 65 al 80%.

Este tipo de clima es el habitual en nuestro entorno durante gran parte del año, salvo en los meses invernales. La humedad relativa es quizás más importante que la temperatura para el desarrollo, crecimiento y reproducción de los ácaros.

Medidas preventivas

Dormitorio

  • Bien ventilado, evitando la humedad.
  • Debe efectuarse una limpieza muy frecuente (en ausencia del enfermo), utilizando el aspirador a ser posible, con filtro HEPA.
  • Nunca barrer.Colchón de fibra sintética (poliuretano).
  • Almohada de fibra (poliuretano), nunca de lana, plumas o miraguano.Fundas de colchón y de almohada específicas antiácaros.
  • Lavado en seco o con agua caliente a una temperatura superior a los 60 ºC.
  • La habitación debe estar poco decorada, evitando cortinajes y tapicerías.En ningún caso debe instalarse moquetas.
  • En niños alérgicos deben retirarse los juguetes de paño o peluche y los posters de las paredes.Evitar las estanterías con libros.
  • No utilizar humidificadores de ambiente.

EN EL RESTO DE LA CASA

  • Al igual que en el dormitorio, evitar todo aquello que pueda acumular polvo, realizando limpiezas frecuentes con el aspirador
  • Limpiar los filtros, rejillas calefacción y aire acondicionado al menos 1/mes.
  • No se recomiendan estufas de gas.
  • No se aconseja tener animales de pelo o de pluma en el domicilio.
  • Evitar el uso de insecticidas, ambientadores, humo de tabaco, sustancias olorosas, etc.

SEGUNDA VIVIENDA

  • Airear y ventilar la habitación a la llegada.
  • Hacer la cama el día de la llegada con ropa que no haya permanecido almacenada mucho tiempo.
  • En caso de utilizar saco de dormir, éste debe ser acrílico y reversible, dándole la vuelta en días alternos.

jueves, 24 de marzo de 2011

Rinitis alérgica

La rinitis es una de las enfermedades más frecuentes en la población general. Los síntomas suelen ser los típicos de un resfriado, con picor nasal, estornudos, mucosidad y congestión nasal. Estos síntomas, que en principio se puede pensar que carecen de gravedad, si se mantienen en el tiempo, producen un considerable malestar. Suelen afectar al descanso nocturno, alteran la capacidad de trabajar o estudiar, pueden ser una barrera social importante y son una importante fuente de mal humor. Además, casi siempre se acompañan de conjuntivitis y con mucha frecuencia influyen en el desarrollo de asma bronquial.

Muchos estudios muestran que la rinitis afecta más que el asma bronquial a la vida diaria.

La rinitis es la causa más frecuente de consulta en los servicios de alergología en toda España. La razón es que en un porcentaje muy elevado de pacientes la rinitis está causada por alergia a alguna sustancia que se inhala: ácaros del polvo, pólenes diversos, hongos, epitelios de animales o sustancias manejadas en el trabajo.

La rinitis alérgica puede ser estacional o continua. La estacional es producida por el polen. Aparece normalmente en la infancia y su grado de afectación varía en función de la concentración de polen.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Pólipos nasales

Los pólipos nasales son unas formaciones blanquecinas que aparecen dentro de las fosas nasales o de los senos paranasales por un proceso inflamatorio de la mucosa. Los pólipos son benignos, pero pueden crecer hasta llegar a obstruir completamente las fosas nasales.

Suelen producir síntomas tremendamente molestos para el paciente: una incapacidad absoluta para respirar por la nariz, pérdida completa del olfato y del gusto, dolores de cabeza, incluso deformidades de la nariz.

La causa de su aparición es desconocida. En algunos casos se asocia a alergia, pero en muchos no es así. Con frecuencia se asocian con asma bronquial de aparición en la edad adulta y con alergia a los antiinflamatorios.

El tratamiento muchas veces es descorazonador: solamente responden a los corticoides y cuando se operan, en un elevado porcentaje de pacientes los pólipos vuelven a aparecer a los pocos meses.

martes, 22 de marzo de 2011

Dermatitis atópica

Se trata de una enfermedad de la piel que suelen padecer las personas alérgicas. Es un trastorno crónico, que suele comenzar en el primer año de vida, y que puede durar hasta la edad adulta. Lo característico es el intenso picor y la aparición de lesiones eccematosas en determinadas localizaciones, agravadas por el rascado.

Los brotes pueden ser intermitentes o bien, en casos graves, continuos. Lo normal es que mejoren en verano. Es frecuente la sobre-infección por estafilococo que complica aún más la enfermedad. Pueden tener influencia distintos alérgenos, ya que el 80% de los pacientes tienen pruebas alérgicas positivas con alguno.

La educación del paciente y de los padres es fundamental, porque los cuidados adecuados pueden hacer que la evolución sea buena.

El tratamiento se fundamenta en tres pilares:

  • Medidas generales de prevención con el fin de evitar aquellos factores que pueden desencadenar o agravar los brotes.
  • Hidratación adecuada de la piel mediante el uso de pomadas, cremas o soluciones hidratantes y emolientes.
  • Tratamiento del picor en las fases de remisión, el tratamiento del prurito o picor debe mantenerse. Durante la fase aguda, suele ser necesario el uso de corticoesteroides por vía tópica u oral, siempre bajo supervisión médica.
La clave de esta enfermedad está en un correcto diagnóstico, para conocer las causas alérgicas –si es que existen- a las que está expuesto el paciente, y tratar de eliminarlas o corregirlas.

lunes, 21 de marzo de 2011

Asma y deporte

El asma bronquial es una enfermedad muy frecuente. Su prevalencia es significativamente mayor en la población urbana y en los países desarrollados. Se calcula que aproximadamente el 5-10% del mundo desarrollado padece esta enfermedad y casi la mitad de los afectados son niños.

El asma bronquial, tiene una clara repercusión sobre la calidad de vida y esto se agrava cuando se asocia a otra patología alérgica como la rinitis o la dermatitis atópica.

El asma bronquial hace sentirse diferentes de sus compañeros al 6,6% de los niños, porque se ven limitados para jugar, hacer ejecicio o practicar su deporte favorito. Estos niños presentan un mayor absentismo escolar y mayor repercusión emocional.

Un 23% de los niños diagnosticados de rinitis alérgica no reconocen los síntomas, lo que conlleva a una falta de tratamiento y una peor evolución. Así, observamos que una evolución desfavorable se asocia con dificultad para realizar el deporte de su preferencia en el 41,2% de los niños y un 5% de ellos se sienten diferentes de sus compañeros.

Los síntomas característicos de un ataque de asma se producen cuando se contrae el músculo liso (broncoespasmo), provocando un estrechamiento de la vía respiratoria. El aumento en la producción de mucosidad contribuye a obstruir más la vía respiratoria.

La tos nocturna y las sibilancias desencadenadas con el ejercicio no son reconocidas como síntoma de asma en un 66,6% de los adolescentes, según nuestros datos.

El presentar tos o sibilancias con el ejercicio fuera de las crisis, o periodos de reagudización, se contempla en los consensos actuales como síntomas de gravedad del asma, de ahí la importancia de diagnosticarlos.

El diagnostico precoz de lo que conocemos como asma inducida por ejercicio nos permite, además de instaurar un tratamiento y dar educación sobre el mismo, transmitir confianza a los jóvenes para que no abandonen la practica del ejercicio o deporte de su preferencia.


domingo, 20 de marzo de 2011

Alergia a los alimentos

Cada vez es más frecuente sufrir algún tipo de alergia a uno o varios alimentos, y cada vez son más los alimentos que provocan alergia. La alergia a alimentos supone casi el 10% de las consultas de alergología en España.

La leche, el huevo y el pescado son las causas más frecuentes en los niños menores de 5 años; a partir de esa edad, son más frecuentes los alimentos vegetales, como las legumbres, frutas, frutos secos o las hortalizas, que tienen proteínas alergénicas comunes con los pólenes, causa frecuente de alergia a partir de los 15 años. Hoy mediante técnicas de laboratorio podemos detectar estas proteínas alergénicas comunes (panalérgenos).

La alergia a un alimento puede desaparecer con el tiempo y permitir que el niño lo coma. Esto ocurre sobre todo, en los más pequeños, con la leche y el huevo. A partir de los 5 años, disminuyen las posibilidades de tolerar un alimento al que el niño está sensibilizado.

La mayoría de los pacientes alérgicos a un alimento se mantienen asintomáticos evitando su ingestión. Sin embargo, conviene saber que hay algunos capaces de tener síntomas con cantidades muy pequeñas del alimento (trazas), que pueden encontrarse de forma insospechada incluso como contaminantes. Estos son los pacientes detectores, que tienen especial riesgo.

Enfermedad intestinal eosinofílica

Se trata de un grupo de trastornos provocados por una inflamación de tipo eosinofílico en la mucosa digestiva. La más frecuente es la esofagitis eosinofílica, que cursa con episodios de atragantamiento durante la ingesta, debido a que el esófago se estrecha y dificulta el paso de los alimentos. Con frecuencia, esa inflamación está causada por alergia a algún alimento, por lo que es importante llegar al diagnóstico de alergia alimentaria, pues el tratamiento es diferente. Otras veces esa inflamación eosinofílica ocurre en otras localizaciones del aparato digestivo, como el intestino delgado o el colon.

Un problema cada vez más frecuente es el de las personas que están sensibilizadas a múltiples grupos de alimentos vegetales. Las dudas que surgen en estos casos es qué alimentos pueden comer con seguridad y cuáles hay que evitar. Una restricción amplia puede plantear dudas sobre el valor nutricional de la dieta y la posibilidad de que aparezcan deficiencias vitamínicas. Por otra parte, en ocasiones es difícil conocer cuál de los alimentos implicados es el causante de la reacción.

Intolerancias alimentarias

El término “intolerancia alimentaria” no es sinónimo de alergia alimentaria. Las intolerancias (la más frecuente es a la lactosa) están ocasionadas por deficiencias enzimáticas. Los síntomas suelen ser muy inespecíficos, con alteraciones del ritmo intestinal, flatulencia, malas digestiones, dolor abdominal difuso, etc. Se suelen realizar estudios para diagnosticar una intolerancia de forma específica (test de intolerancia a la lactosa).

Sin embargo, los test para medir “intolerancias alimentarias” en general, que se han difundido mucho los últimos años, no tienen un soporte científico y no han demostrado utilidad clínica.

En los casos de síntomas digestivos inespecíficos, es conveniente descartar que exista alergia a alimentos.

sábado, 19 de marzo de 2011

Neumonía

La neumonía es una infección del pulmón que puede ser causada por múltiplesmicroorganismos (bacterias, virus y hongos). Las neumonías se clasifican según se adquieren en el día a día de una persona (neumonía adquirida en la comunidad) o en un centro sanitario (neumonía hospitalaria). Cualquiera puede sufrir neumonía, y existen muchos factores que determinan que una persona sea más susceptible a infección por unos microorganismos u otros. Por ejemplo, en personas sanas, la neumonía más común es la producida por una bacteria llamadaneumococo (Streptococcus Pneumoniae). En cambio, en personas ingresadas en centros hospitalarios, otras bacterias poco comunes en la comunidad son más frecuentes.

Neumonía adquirida en la comunidad
Esta neumonía suele tener buen pronóstico y, en la mayoría de las casos, puede ser tratada de forma ambulatoria, es decir, en el domicilio. Existen criterios que hacen que un paciente con neumonía sea ingresado para tratamiento hospitalario porque el riesgo de que se complique es más elevado. Algunos de estos criterios incluyen la edad avanzada, enfermedades crónicas como la diabetes o la EPOC, dificultad para tomar medicación oral, etc.

Síntomas
Los síntomas más comunes de la neumonía son la fiebre alta de comienzo agudo, tos con expectoración y dolor torácico. El dolor suele ser punzante, agravado con la respiración y con la tos, y el paciente generalmente puede localizarlo en un punto concreto. Algunas bacterias pueden producir neumonías con síntomas menos acusados y de comienzo lento en lugar de agudo. Incluso no es infrecuente que una persona tenga una neumonía pequeña sin apenas síntomas.

Pruebas
Ante los primeros síntomas, es importante acudir a un médico o servicio de urgencias. Las pruebas básicas que se harán son, entre otras: análisis de sangre y de orina y radiografía de tórax.

Tratamiento
Según los criterios mencionados previamente, al paciente se le prescribirá tratamiento ambulatorio o se le aconsejará ingresar en el hospital. Generalmente, el ingreso no será muy prolongado. El tratamiento es con antibióticos durante 7-10 días, aunque esto depende de las circunstancias de cada enfermo.

En general, el pronóstico de la neumonía adquirida en la comunidad es bueno, aunque en ocasiones puede producir cuadros de insuficiencia respiratoria más o menos severos que pueden requerir incluso soporte en unidades de cuidados especiales. La recuperación suele ser completa pero, aún con las neumonías más leves, la evolución puede tardar varias semanas. Normalmente, se hacen pruebas de control para confirmar la resolución a las 6-8 semanas desde el inicio del tratamiento.

viernes, 18 de marzo de 2011

EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica abarca bajo su denominación patologías como el enfisema pulmonar, la bronquitis crónica y la afectación por asma de larga duración en personas que hayan fumado activa o pasivamente.

La EPOC es una enfermedad caracterizada por una obstrucción de los bronquios no reversible que, en los casos más severos, puede estar asociada a una destrucción del pulmón, propia del enfisema. Además de la obstrucción bronquial, los pacientes con EPOC pueden presentar diversos síntomas como tos, flemas, pitidos y falta de aire, como principales manifestaciones.

El estudio comienza por un diagnóstico correcto, para continuar por una estimación del grado de extensión, una evaluación de la repercusión multisistémica, así como de las consecuencias de los tratamientos pautados.

Una vez obtenido el resultado sobre el alcance de la enfermedad, el equipo que constituye el Programa deberá realizar una propuesta terapéutica multidisciplinar. Por último, el objetivo consistirá en conseguir la deshabituación tabáquica del paciente en caso de que continúe fumando.

El principal procedimiento diagnóstico para determinar la existencia de EPOC es la espirometría, una prueba sencilla que debe realizarse en todo paciente fumador, mayor de 40 años, que haya mantenido el hábito tabáquico durante cierto tiempo, sobre todo si presenta síntomas respiratorios.

Otros pacientes candidatos a someterse a pruebas para descartar una EPOC son aquellos con historia de exposición a productos de degradación de la biomasa, como el humo de leña o el carbón, entre otros, así como aquellos que presenten riesgo laboral como pueden ser los trabajadores de la hostelería o los expuestos a tóxicos inhalados.

Las pruebas que se realizan a los pacientes que cumplan alguno de los requisitos expuestos comienzan con la espirometría en la que se valorarán los volúmenes pulmonares, la difusión de CO mediante pruebas de función respiratoria completas y una gasometría. En el protocolo de valoración inicial se incluye la realización de un TAC de tórax de baja dosis de radiación, prueba incluida dentro del programa de cribado de detección precoz de cáncer de pulmón. Se le practicará también una analítica en la que se valorará el hemograma y la función renal y hepática, entre otros factores. Se realizará, además, una evaluación nutricional del enfermo, así como un estudio de otras enfermedades que habitualmente aparecen asociadas a la EPOC, como son las patologías cardiovasculares, cáncer de pulmón, diabetes, ansiedad, depresión, osteoporosis y problemas oftalmológicos, circunstancias en las que se derivaría el paciente al especialista correspondiente. Además, se solicita al paciente que cumplimente varios cuestionarios entre los que destacan uno sobre calidad de vida y otro sobre ansiedad y depresión, con el fin de obtener el máximo de información para poder obtener una evaluación certera del paciente.

jueves, 17 de marzo de 2011

Embolia pulmonar

La embolia pulmonar, también llamada enfermedad tromboembólica venosa, consiste en la formación de trombos en el sistema circulatorio venoso que pueden liberarse a la circulación general, alcanzar las arterias pulmonares y provocar lo que se denomina una embolia pulmonar. El tromboembolismo venoso puede ser agudo o crónico y requiere tratamiento anticoagulante durante un periodo mínimo de 3 a 6 meses, aunque este tratamiento puede prolongarse durante más tiempo e incluso de forma indefinida.

La formación de trombos ocurre generalmente en situaciones que provocan un estancamiento de la sangre como:

  • Inmovilización de alguno de los miembros debido a cirugías o fracturas
  • Postoperatorios
  • Encamamiento prolongado
  • Presencia de varices
  • Situaciones con daño directo de las venas provocado por cirugía
  • Presencia de catéteres endovenosos


Existen, además, otras alteraciones que pueden facilitar la formación de trombos como son alteraciones genéticas, algunas enfermedades generales y la presencia de cáncer.

El diagnóstico de la enfermedad tromboembólica venosa requiere la demostración de trombos en el territorio venoso o de émbolos en arterias pulmonares. El diagnóstico puede requerir, al menos, alguna de las siguientes pruebas:

  • Ecografía Doppler venosa de extremidades inferiores o superiores
  • Gammagrafía pulmonar de ventilación-perfusión
  • Angio-TC (tomografía computerizada) torácico
  • Angiografía pulmonar
  • Ecocardiograma Doppler
  • Analítica: Dímero D
  • Flebografía

El diagnóstico debe completarse con un estudio de los factores predisponenteso facilitadores de la formación de trombos cuando el médico sospecha que puede haberlos. Esto puede incluir estudios de hipercoagulabilidad (análisis de sangre) que se llevan a cabo en colaboración con Hematología y, en algunos casos, la búsqueda de tumores mediante técnicas de imagen.

El tratamiento fundamental de la enfermedad tromboembólica es la anticoagulación con heparina o acenocumarol (Sintrom®), cuya duración depende del riesgo que el paciente tenga para la formación de trombos. En casos de embolia pulmonar masiva, se requiere tratamiento fibrinolítico.

Cuando la embolia pulmonar es crónica –que ocurre más raramente–, pueden requerirse además otros tratamientos para disminuir la presión pulmonar, incluyendo el tratamiento quirúrgico en algunos casos (trombendarterectomía pulmonar).

miércoles, 16 de marzo de 2011

Asma bronquial

El asma bronquial se caracteriza por unaobstrucción reversible y ocasional de la vía aérea que, si no se trata adecuadamente, puede llevar a una obstrucción permanente.

Es una enfermedad fundamentalmenteinflamatoria y es una de las causas de consulta más frecuentes en los Servicios de Neumología.

Los síntomas más comunes por los que los pacientes con asma acuden a consulta son:

  • Tos
  • Pitidos en el pecho
  • Falta de aire y/o opresión en el pecho

Se asocia frecuentemente a otras patologías que pueden influir en su evolución:

El asma asociado al ejercicio que se manifiesta fundamentalmente por síntomas como la tos, la falta de aire, la presencia de pitidos y opresión al realizar ejercicio.

El reflujo gastroesofágico, que se define como el paso de fluido ácido del estómago al esófago y en ocasiones a la vía aérea. Puede ser una causa frecuente por la que los pacientes con asma no mejoran. En cualquier caso, el individuo que lo padece no siempre nota la “acidez” y se requiere realizar pruebas específicas para su diagnóstico.

La patología nasal consiste en la inflamación crónica de la mucosa nasal (rinitis) o de los senos paranasales (sinusitis crónica) de causas diversas (por ejemplo, infección o alergias).

martes, 15 de marzo de 2011

Tabaquismo

El tabaquismo es una enfermedad crónica de carácter adictivo. Es la primera causa evitable de muerte en el mundo ya que su consumo está asociado a un exceso de riesgo para varios tipos de cáncer, procesos respiratorios crónicos y enfermedades cardiovasculares.

Aunque el 70% de los fumadores desean dejar de fumar definitivamente, la mayoría no están preparados. Sí manifiestan, no obstante, la intención de intentar dejarlo a medio o largo plazo.

Existen en la actualidad fármacos muy efectivos para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Los tratamientos deben ser personalizados cada fumador dependiendo fundamentalmente de la motivación y del grado de adicción física y psicológica.

Según la actitud del individuo ante la deshabituación, se establecen categorías de preparación con diferentes tratamientos. La consulta incluye unavaloración básica respiratoria por un especialista de neumología.

El humo del tabaco lleva un alto contenido de sustancias tóxicas para la salud: alquitrán, monóxido de carbono, sustancias oxidantes y nicotina.

El abandono del consumo del tabaco le proporcionará muchos beneficios:

  • A corto plazo, desaparición de la tos, mejor respiración y menos fatiga, mejor capacidad para el ejercicio, recuperación del gusto y del olfato y mejor aspecto de la piel.
  • Los ex-fumadores viven más que los fumadores ya que, al dejar el tabaco, disminuye el riesgo de cáncer de pulmón y de otros tipos, infarto de miocardio, accidentes cerebrovasculares, bronquitis crónica y enfisema.
  • Las mujeres que dejan el tabaco antes del embarazo o durante los primeros meses reducen el riesgo de tener niños de bajo peso y con otras patologías.


Consejos para los días previos al abandono del tabaco

Estos consejos le ayudarán a ir rompiendo lazos con el tabaco y que fumar no sea tan placentero:

  • Compre los paquetes de uno en uno. No acumule tabaco.
  • Plantéese por la mañana los cigarrillos que va a fumar ese día y no pase de esa cantidad. No los apure hasta el final (no fume el último tercio).
  • Fume el primer cigarrillo del día después de desayunar. Si ya era así, retráselo 10 minutos.
  • No acepte cigarrillos que le ofrezcan. Tampoco los pida.
  • Cambie de marca al acabar cada paquete, así empezará a gustarle menos. Sólo vigile que el contenido de nicotina no sea mayor que el de su marca habitual.
  • Limite las zonas para fumar: nunca en la cama, en el coche, con niños o con no fumadores.
  • Fume menos en el trabajo.
  • Cuando sienta hambre, en vez de fumar, ingiera agua, fruta o chicle sin azúcar.
  • Cuando desee fumar, espere al menos 5 minutos para hacerlo. A veces, las ganas pasan.
  • No fume inmediatamente después de comer. Levántese, camine o haga algo.
  • La noche anterior a la fecha elegida tire el tabaco que le quede y esconda ceniceros y mecheros.
  • Si alguien de su entorno quiere dejar de fumar, propóngale hacerlo juntos. Se ayudarán mutuamente.

¿Qué hacer el primer día sin fumar?

Procure levantarse un poco antes de la hora habitual y haga el firme propósito de dejar de fumar sólo por hoy. Haga un poco de ejercicio respirando aire puro.

Procure no comer abundantemente y, sobre todo, después de comer no se tome un descanso para leer o ver la televisión. Haga algo. Piense que este cambio de sus hábitos diarios no durará toda la vida.

Consejos

  1. Piense en dejar de fumar sólo por el día presente.
  2. Dejar de fumar es difícil pero no imposible. Merece la pena que le dedique un tiempo y esfuerzo adicional.
  3. Procure comer muchas veces al día y poco cada vez. Evite el consumo de bebidas alcohólicas y excitantes. Tome zumos naturales, verduras, frutas y pan integral.
  4. Los primeros días sentirá un deseo intermitente y muy fuerte de fumar. No se preocupe, el deseo de fumar disminuirá a partir de la segunda o tercera semana. Relájese y respire profundamente.
  5. Su riesgo de padecer enfermedades como cáncer de pulmón, infarto y bronquitis disminuye vertiginosamente cada día que supera sin fumar.
  6. El estado de su piel y la capacidad para distinguir olores y sabores mejorarán notablemente.
  7. Descubra que, en las situaciones de tensión, es usted el único capaz de dominarlas: no necesita un cigarrillo. Ahora es usted quien domina al tabaco.
  8. Ahorre todo el dinero que antes gastaba en tabaco. Cuando tenga una buena cantidad, regálese eso que tantas veces ha querido comprar.
  9. Tenga cuidado porque puede engordar. No obstante, si vigila su dieta, sólo ganará escasos kilos que después podrá eliminar fácilmente. Si hace ejercicio, la ganancia de peso se puede evitar completamente.
  10. Felicítese cada día que pasa, porque esta vez seguro que va a conseguir dejar el tabaco.
  11. No ceda nunca, ni siquiera por un solo cigarrillo.