sábado, 26 de marzo de 2011

Urticaria crónica

El término urticaria se refiere a un grupo de alteraciones de la piel que cursan con una erupción cutánea consistente en ronchas o habones, que generalmente se extienden por toda la superficie corporal, y se acompaña de intenso picor. Cuando también afecta a la dermis o dermis profunda, puede acompañarse de angioedema, que consiste en una hinchazón de zonas laxas de la piel como labios o párpados. Esta hinchazón puede ser tan intensa que produzca una deformación completa de la cara. De forma mucho menos frecuente puede inflamarse la lengua o la glotis, en ese caso puede dificultar la respiración y requerir atención inmediata en un servicio de urgencias.

Este proceso es muy frecuente. En la mayoría de las ocasiones no es posible identificar qué la ha desencadenado.

Tratamiento de la urticaria aguda

El proceso agudo ordinariamente se trata en una consulta de urgencias con antihistamínicos y, según la gravedad del cuadro, con corticoides.

En líneas generales, un episodio aislado de urticaria aguda sin angioedema, que no ha tenido ninguna repercusión, no requiere una evaluación posterior por parte del médico. Si la urticaria no mejora, se repite, o ha sido acompañada de una hinchazón importante, con complicación respiratoria, o si sospechamos que el causante ha sido un alimento o un medicamento, se requiere un estudio por parte del especialista en alergia.

Urticarias físicas

Hay un tipo de urticarias que se denominan urticarias físicas que curiosamente se producen en la zona de contacto de la piel con algún estímulo físico como frío, vibración, presión, agua, exposición al sol, etc.

La más frecuente de este grupo se denomina dermografismo, que se produce tras el roce o rascado.

Urticaria crónica: un reto a la paciencia de médicos y enfermos

Existe un tipo de urticaria especialmente molesta para el paciente, se trata de una urticaria denominada crónica que consiste en la aparición prácticamente diaria de habones o ronchas por todo el cuerpo que en ocasiones se acompaña de angioedema, y que tiene una duración de al menos dos meses y medio.

Produce una importante alteración de la calidad de vida. Al aparecer lesiones en la piel sin interrupción, se buscan incansablemente factores desencadenantes: se prescinde en la dieta de ciertos alimentos, se achaca a situaciones que producen estrés, etc. La falta de respuestas puede provocar angustia y desestabilización emocional.

Paralelamente, al no cesar el proceso, se piensa que es reflejo de una enfermedad más seria y profunda. Esto lleva a realizar múltiples analíticas e interminables visitas a diferentes especialistas.

Como, por otra parte, no existe un tratamiento causal, la erupción cutánea reaparece y este hecho se vivencia como un fracaso terapéutico.

Por estos motivos, si usted padece una urticaria crónica, es muy importante que conozca los siguientes datos:

  1. La causa y el mecanismo íntimo de la urticaria crónica simplemente se desconocen. En un 50% de pacientes hemos podido demostrar que se trata de un mecanismo autoinmune, esto es, el propio organismo activa a las células de la piel que hacen que liberen histamina y se produzca la urticaria.
  2. La urticaria crónica no suele ser reflejo de ninguna patología subyacente, se caracteriza porque todas las pruebas a que se somete el paciente son siempre normales.
  3. Hay factores que pueden empeorarla, por ejemplo el tomar antiinflamatorios no esteroideos (Aspirina® y derivados)
  4. No existe tratamiento causal. Se emplean tratamientos sintomáticos que mejoran los síntomas pero cesa su efecto al suspenderlos, lo que no quiere decir que ha fracasado el tratamiento.
  5. El tratamiento es eficaz cuando se sigue de una forma constante a pesar de no tener habones.
  6. Lo positivo de esta enfermedad, que desespera a médico y paciente, es que, en la gran mayoría de los casos, tras varios años la urticaria crónica desaparece por sí sola sin dejar ningún tipo de secuela.

La urticaria crónica se trata con antihistamínicos. Si la respuesta no es adecuada, se pueden aumentar las dosis o asociarse dos. En el momento actual estamos empleando en algunos casos un anticuerpo con el que estamos obteniendo resultados prometedores.

Cuando una urticaria crónica se estudia y afronta con paciencia, en la mayoría de los casos se da con el tratamiento eficaz, que permite desarrollar una vida completamente normal y dejar atrás un gran problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada