sábado, 30 de octubre de 2010

Menta Piperita

El nombre científico de la menta es Mentha piperita, y pertenece a la familia de las Lamiaceae. Y en esta planta, la mayoría de los nombres vulgares coinciden en el mismo, Menta.

El nombre genérico de la menta deriva de la ninfa griega Mintha, enamorada de Zeus, a quién la diosa Perséfone, celosa, transformó en planta. El nombre específico deriva de la palabra latina piper, pimienta, por el sabor picante de su esencia.

La menta piperita es un híbrido de la menta acuática o sándalo de agua ( M. aquatica L. ) y de la menta romana, menta de espiga o hierbabuena ( M. Viridis L. = M. spicata L.); como esta última es, a su vez, probablemente, un híbrido de dos mastranzos, el común ( M. rotundifolia L.) y el nevado ( M. longifolia L. = M. sylvestris L.), resulta que la M. piperita es el resultado de una triple hibridación natural.

Es una planta herbácea, vivaz, de tallos erectos cuadrangulares, muy ramificados, que pueden alcanzar los 80 cm de altura. Las hojas son opuestas y pecioladas, con bordes aserrados, de color verde oscuro en la cara superior y más claro en el inferior. Las flores son de color púrpura. Los estolones, de sección cuadrangular, crecen bajo y sobre la superficie del suelo, en todas direcciones. Como todo híbrido, rara vez da semillas y cuando existen, tienen un escaso poder germinativo y dan lugar a plantas de características diferentes. Toda la planta tiene un olor característico, fuerte y agradable y un sabor canforáceo, al principio picante, después refrescante.

La Mentha piperita L. presenta dos variedades que son motivo de cultivo y que se denominan «menta negra» y «menta blanca».

La «menta negra» (Mentha piperita L. var. vulgaris Solé) es en conjunto de mayor desarrollo, más alta, con tallos rojos violáceos, hojas lanceoladas, verde oscuro y flores violeta. Es la variedad más cultivada por la mayor rusticidad y rendimiento en esencia, aunque esta es de menor calidad.

La «menta blanca» (Mentha piperita L. var. officinalis Solé) es de menor desarrollo y tamaño, con tallos verdes, hojas más claras que la anterior y flores blanquecinas. Suministra una esencia de buena calidad, muy apreciada, pero a pesar de ello, su menor rusticidad y productividad; han sido motivo de su escasa difusión.

Las partes útiles de la planta son las sumidades floridas, frescas y hojas desecadas.

Es una planta típica de Europa y África del Norte. Se cultiva en Europa occidental y meridional y en Estados Unidos.Puede sobrevivir hasta alturas de 1.500 metros. Es una planta que se desarrolla en zonas de clima templado, con elevada luminosidad, y en una gran variedad de suelos, aunque le son favorables los suelos ligeros.

La reproducción es únicamente vegetativa, puede hacerse por trozos de estolones y división de pies o plantines. El primer procedimiento es el más práctico. La plantación se debería hacer a finales de invierno o principios de primavera, según las zonas, aprovechando un buen tempero del suelo. Los estolones, se pueden separar de plantas vigorosas, que presente buen estado sanitario. Se sacan con una pala plana, en forma de panes sacudiendo los estolones para eliminar la tierra que lleva adherida. Los estolones viejos, secos, débiles o enfermos no son los más aconsejables.

En lugar de estolones puede realizarse la plantación por medio de plantines. Para ello debe esperarse que, de un cultivo del año anterior, broten las plantitas de los nudos; cuando alcancen una altura de 8 a 10 cm se pueden arrancar a mano, especialmente en suelos ligeros o húmedos. La época adecuada es durante la primavera, algo más tarde que para los estolones. Tiene la ventaja de que se puede evitar el peligro de las heladas tardías que pueden ocasionar daños.

El cultivo de la menta requiere gran cantidad de agua durante el período de crecimiento, en tiempo seco y también precisa de riego después de la primera corta.

La infusión de hojas secas y la esencia tienen propiedades antiespasmódicas, estomáquicas, antifúngicas y antivirales.

Para su uso externo, se prepara en forma de infusión, alcoholatura, jarabe, etc., para los trastornos estomacales, espasmos digestivos y abdominales, así como contra la insuficiencia biliar y el meteorismo. La esencia se utiliza mucho como aromatizante y saborizante.

En uso externo se usa la esencia, en forma de disolución alcohólica o linimentos, en fricciones estimulantes, contra el reúma y las neuralgias, así como en inhalaciones contra el resfriado y en laringología. La esencia se utiliza mucho, en gargarismos, pasta dentífrica, elixires, etc., por su acción germicida y aromatizante.

viernes, 29 de octubre de 2010

Romero

El nombre científico del romero es el Rosmarinus officinalis, y pertenece a la familia de la Lamiaceae. Tiene otros nombres vulgares, dependiendo de la zona, en Cataluña, Romaní, en Galicia, Romeo y en el País Vasco, Erromeru.

Durante mucho tiempo se pensó que el nombre genérico proviene de los vocablos latinos ros, rocío y marinus, mar, pues rocío de mar parecía indicar el hábitat de una especie típica de la cuenca mediterránea.

Los etimologistas opinan que proviene de la unión de dos vocablos griegos rhos, arbusto y myrinos, aromático, característica de la planta, más acorde con la realidad, que la primera interpretación. El nombre específico expresa su aplicación como planta medicinal.

El romero es una planta vivaz, leñosa y subarbustiva, de ramas pardas, de la que parten hojas de 15 a 40 mm de longitud. Éstas son perennes, opuestas, coriáceas, estrechas, con los bordes enteros y revueltos hacia abajo, de color verde brillante, algo granulosas por el haz y suaves, con tomento blanquecino, por su envés. Las flores están agrupadas en pequeños y cortos racimos, en las axilas de las hojas; el cáliz es leñoso; la corola, de 10 a 12 mm de longitud, es de color azul o lila pálido, a veces rosa y más rara vez blanca. En el interior del tubo de la corola se insertan dos estambres salientes, provistos en su base de un pequeño diente y terminados por dos anteras con un solo saco. El fruto es un tetraquenio y en el interior de cada aquenio hay un embrión desprovisto de albúmen. Florece desde febrero hasta noviembre.

La parte util de la planta son las sumidades floridas y las hojas desecadas.

Es una planta típica del sur de Europa, cuenca mediterránea, norte de África y suroeste de Asia. Está presente en casi toda España, pero escasea, hasta desaparecer en el norte y noroeste, desde Galicia al País Vasco. Llega a altitudes de hasta 1.400 metros en lugares abrigados. Se desarrolla el climas templados, y templado-cálido.Es una especia muy flexible, pero prefiere los terrenos calcáreos.

Puede multiplicarse por semillas y vegetativamente, mediante esquejes y división de pies.

La multiplicación por semillas, debe realizarse en vivero, en primavera temprana, o más tarde, cuando han madurado las semillas en la planta madre. La nascencia es frecuentemente irregular y escalonada; esto puede deberse a una dormancia de las semillas dificil de levantar. El esquejado es el medio más rápido y seguro de reproducción. Los esquejes, de unos 15 cm bien desarrollados, se entierran a media altura, en marzo. El enraizamiento tiene lugar en los dos meses siguientes. La plantación definitiva puede hacerse en otoño o en la primavera siguiente. La división de pies es posible, pero muy rara vez se efectúa.

Las propiedades de las hojas son diuréticas, vulnerarias, tónicas, sedantes, diaforéticas, antioxidantes y condimentarias.

Para su uso interno, se prepara en forma de infusión y extracto fluido, como estomacal, en la insuficiencia hepática, como antiespasmódico y tónico.

jueves, 28 de octubre de 2010

Anís verde

El nombre científico del Anís verde es Pimpinella anisum, aunque vulgarmente también es conocido como, Matalafuga, por los catalanes, Erba-doce, por los gallegos, y Matalahúga, por algunos castellanos. Pertenece a la Familia Apiaceae.

El nombre genérico del anís, proviene de una deformación de la palabra latina bipennula, que significa doble plumilla, en alusión a la forma de sus hojas, mientras que el nombre específico se lo debe a Plinio, quien así lo bautizó.

El Pimpinella anisum es una planta anual, herbácea, de tallo erecto, cilíndrico y ramificado. Su tamaño oscila entre los 30 y 60 cm. de altura. Las hojas inferiores tienen el borde dentado, las de la parte media son trilobuladas, con lóbulos lanceolados, y las hojas superiores son pecioladas y opuestas. Las flores, actinomorfas, son blancas, pequeñas y dispuestas en umbelas compuestas. Su fruto es un diaquenio, de forma ovalada. Son de color gris-verdoso, de aroma específico, sabor ardiente, picante y dulce. En cada mericarpo hay unos 20 canalillos donde se encuentra el aceite esencial. Florece normalmente en los meses de verano.

La parte de la planta que se suele utilizar, son los frutos tanto secos como maduros.

El anís es oriundo de Egipto y Oriente medio, aunque su cultiva en regiones templadas y cálidas, especialmente en España, Italia, Bulgaria, Norte de África e India. La altitud que resiste es hasta los 1.000 metros. Prefiere los climas templados, y soporta los secos. No sobrevive en suelos arcillosos, húmedos y zonas de umbría. Los suelos ligeros, permeables, y ricos en humus son donde mejor se desarrolla.

Se multiplica sembrando directamente en el suelos, previamente preparado, ente los meses se febrero a mayo. La nasciencia tiene lugar unos 8 o 10 días después de su siembra. En el momento de acabar la siembra, en caso de sequía, es preciso dar un riego para favorecer la nasciencia. También debe regarse cuando florezca, con el fin de evitar el blanqueo y favorecer la formación de las semillas. Cuando la planta tiene 15 ó 20 cm de altura, a veces, es conveniente un vareo, para evitar una vegetación exuberante que provoca luego su abatimiento.

La maduración de los frutos, que es la única parte utilizada, tiene lugar entre agosto y septiembre. La recolección se hace con hoz. El momento de iniciar la recolección es cuando el 50 % de los frutos están ya maduros. Tras secar los frutos, es necesario separar los frutos de restos de planta que hayan podido quedar tras la recolecta.

Los frutos contienen azúcares, goma, proteínas, ácido málico, elementos minerales, aceite fijo y aceites esenciales.

El anís tiene diversas propiedades, los frutos y semillas son utilizados en forma de polvo, infusión y tinturas, como antiinflamatorio, antiespasmódico y expectante en los catarros bronquiales. Además de los usos culinarios, tanto de sus semillas y frutos, como de su esencia, en repostería.

Hinojo

El nombre científico del Hinojo es Foeniculum vulgare, y al igual que el anís pertenece a la familia Apiaceae. También es conocido vulgarmente con Fenoll en catalán, Fiuncho, en gallego, y Mieloi en eusquera.

EL hinojo debe su nombre científico a una palabra latina que significa paja de heno, en alusión al olor y fineza de sus hojas. El nombre específico expresa su abundancia y frecuencia.

Es un planta herbácea y vivaz, su es altura variable desde 0,8 a 2 m. Es de color glauco y cepa densa, sus tallos son robustos, lisos y estriados, con hojas envainadoras, finamente cortadas en tiras filiformes. Las flores, actinomorfas y hermafroditas, son amarillas están agrupadas en umbelas, de 12 a 30 radios muy largos y casi iguales, en la variedad amarga, y 5 a 10 radios, más cortos, en la variedad dulce. Los frutos son diaquenios, de 4 mm de largo, por 2,5 mm de ancho de color gris oscuro en la variedad amarga y de 10 a 12 mm de largo por ;3,5 de ancho y color verde pálido, en la variedad dulce.

Toda la parte aérea de la planta tiene un olor anisado y un sabor picante y amargo o dulce, según la variedad correspondiente.

Florece desde junio en adelante.

En el Hinojo, la mayoría de la planta es útil, las hojas, las raíces y los tallos.

Su origen se encuentra en Europa central y meridional, África del Norte y Asia Occidental. En España se localiza en la parte del Sureste y el centro. La variedad dulce se cultiva en Francia e Italia sobretodo, y la variedad amarga en Europa Central y oriental, la India y Japón. La altitud que resiste es hasta los 1.000 metros la variedad dulce y 1.500metros la amarga. Los climas que mejor soportan son los templados, templados cálidos y continental, aunque la variedad dulce es muy sensible a las heladas y por eso a veces se comporta como una planta anual.

Para su propagación, solo la siembra por semillas resulta efectiva. Aunque como el hinojo soporta mal los transplantes, la siembra en vivero para luego transplantarlo no es muy aconsejable, siendo la opción más correcta sembrarlo directamente durante los meses de febrero a abril.

El riego es bastantes aconsejable, particularmente, en el momento de la floración y de la formación de los frutos, pues una falta de agua, en esas fases vegetativas, produce el blanqueo de los frutos.

Las hojas del hinojo son vulnerarías. Mientras, la raíz es diurética y forma parte del «polvo de las cinco raíces».

Los frutos son usados para problemas estomacales. Se usan, enteros o molidos, en forma de infusión, decocción o tintura y en colirios. También son usados como condimento, en bollería y repostería.

El aceite esencial se utiliza en farmacia, para obtener anetol, además de su uso en licorería, en perfumería. Se usa ampliamente en medicina veterinaria.

Los brotes tiernos se toman como ensalada.

Salvia Oficinal

El nombre científico de la salvia es Salvia officinalis también perteneciente a la familia de la Lamiaceae. Otros nombres vulgares que se le conoces son Sàuvia, en catalán, y Sarxa en gallego.

El nombre genérico de la salvia proviene del verbo latino salvare, salvar, en alusión a las propiedades salutíferas de las plantas de este género. El nombre específico expresa el uso de esta especie con fines medicinales.

La salvia es una planta vivaz, leñosa y subarbustiva, con numerosas ramas, salientes y tomentosas, que pueden alcanzar los 60 cm y más de altura. Las hojas son gruesas, rugosas, tomentosas, opuestas y pecioladas. Son de color verde algo grisáceo por el haz y con pubescencia blanquecina por el envés. Las flores están agrupadas en 2,4 y rara vez en 6, 10 verticilos, dispuestos en espigas terminales ‑cáliz pubescente y glandular‑. La corola es de 2 a 3 veces más larga que el cáliz, de hasta 35 mm de longitud, con anillo peloso dentro del tubo, de color azul‑violáceo, a veces blanco o rosáceo. Los frutos son aquenios ovoideos. Florece desde finales de mayo.

Las partes útiles de la planta son las hojas desecadas y sumidades floridas.

Es originaria de los países del Mediterráneo oriental, Grecia y Yugoslavia. Aunque se ha introducido y aclimatado en Italia, sur de Francia, norte, centro y sur de la Península Ibérica y norte de Marruecos. En España es facil encontrarla en llanuras áridas de Cataluña, Aragón, Castilla, los montes calizos de Valencia, sur de Aragón, hasta Castilla‑Mancha y en Andalucía oriental. Se cultiva en Inglaterra, Francia, Italia, Yugoslavia, Grecia, Albania, URSS y USA. Llega hasta altitudes de hasta 1.800 m en el macizo de Mágina. Soporta los climas templados y templado-cálido, resiste las sequias, y con más dificultas las heladas. Como planta rústica se adapta a gran variedad de suelos, ácidos y básicos, soportando gran concentración de cal, arcilla e incluso yeso, pero prefiere los suelos de consistencia media.

Puede multiplicarse por semillas o vegetativamente, mediante esquejes, acodos o división de pies.

La reproducción por semillas, sembradas en vivero, es el método más frecuente. El semillado en vivero puede hacerse desde febrero o marzo. La siembra directa en el campo puede hacerse en abril‑mayo. La nascencia tiene lugar a los veinte días, pero es un procedimiento algo arriesgado en secano.

El esquejado puede hacerse en marzo, con esquejes de unos 12 cm que tengan al menos cuatro yemas; se pone en vivero a marco de 0,4 x 0,04 m y en otoño se llevan las plantas al terreno de asiento.

Los acodos enramados, que crecen alrededor de la planta madre, se cortan y trasplantan al terreno de asiento, a finales del invierno.

La división de pies precisa de una plantación, adulta y sana. Se hará a finales de invierno. Las partes de planta, con algo de raíz, se plantan en el terreno de asiento.

Las hojas tienen propiedades tónicas, antisudorales, antiespasmódicas, hipoglucemiantes, astringentes, antisépticas, cicatrizantes, y antioxidantes.

En uso interno se usa en forma de infusión, extracto fluido y tintura, para combatir los sudores nocturnos, asma, catarros, como estimulante y tónico. En uso externo se usa la infusión en gargarismos, contra las anginas y en cicatrización de llagas y heridas y en alcoholatura, como vulneraría y astringente.

El aceite esencial en preparados farmacéuticos posee propiedades, antisudorales; y se usa como germicida y cicatrizante.

martes, 26 de octubre de 2010

Depresión endógena y depresión reactiva

Los episodios depresivos “endógenos” son aquellos que aparecen sin que haya eventos que las desencadene y las depresiones ”reactivas” se disparan por un curso de exposición crónico de episodios estresantes. La diferencia más consistente entre una y otra forma de depresión es su fenomenología clínica. La depresión endógena está asociada a despertares muy en la mañana, retardo psicomotor, depresión del humor severa, sentimientos de culpa, remordimiento, y desprecio, dificultad en la concentración, pérdida en el interés y cambios en el peso. Mientras que la depresión reactiva muestra insomnia entrada la noche, sentimientos de lástima de sí mismo, y ansiedad. La respuesta al tratamiento ha sido usada para comparar la depresión endógena y la reactiva. El hallazgo más consistente es en comparación a depresión no endógena, es que la depresión endógena ha tenido mejor respuesta a la medicación con antidepresivos tricíclicos y a una peor respuesta a la psicoterapia. La depresión endógena es más posible que reciba terapia electroconvulsiva y es más probable a ser beneficiada con esta terapia.

DESORDEN DEL HUMOR PRIMARIO - DESORDEN SECUNDARIO

Los desordenes del humor pueden ocurrir en el contexto de otras condiciones psiquiátricas. Por ejemplo, una depresión post-psicótica que comúnmente afecta a esquizofrenicos. Pacientes con alcoholismo, desordenes somatoformes, y desordenes de ansiedad son algunos de los que se observan en los síndromes depresivos. Entonces los episodios depresivos precedidos de otra condición psiquiátrica son llamados “depresiones secundarias”, este término implica que la depresión pudo haber sido causada por otra condición. Sin embargo la depresión secundaria puede no diferenciarse de la depresión primaria en su fenomenología clínica. El curso y la resolución en una depresión secundaria puede ser determinada por la naturaleza del desorden concominante.
El grupo de depresión secundaria puede ser aplicado a la manía. La manía se ha visto asociada a infecciones virales, procesos quirúrgico, tumores cerebrales, esclerosis múltiple y daño a la cabeza. Y del 20-30% de los pacientes con algún tipo de depresión puede ser atribuida a condiciones físicas como demencia presenil, infecciones, tumores cerebrales, epilepsia, cáncer y enfermedades inmunológicas.

lunes, 25 de octubre de 2010

Cambios de humor

Los desórdenes del humor tienen un amplio margen de estados desde la manía, a un severo estado de disforia que se conoce como depresión. Estos desórdenes son clínicamente heterogéneos, se han hecho varios subgrupos para poderlos manejar mejor. La forma en que se hacen los subgrupos depende de la manera en como se tiene su conceptualización nosológica.

La subclasificación más obvia de los desórdenes del humor es de acuerdo al tipo de disturbio humoral. Entonces se tiene a la psicosis maniaca-depresiva o trastorno bipolar y a la depresión en sí o trastorno unipolar. Entonces la depresión unipolar es diagnosticada cuando la persona sufre solo episodios depresivos; mientras que los desordenes bipolares se componen de experiencias maniacas y depresivas en sus episodios (puede haber pacientes con solo episodios maniacos, estos aún así se les diagnostica como bipolar ya no se sabe si eventualmente tendrá el episodio depresivo).

Ahora el grupo de bipolar es subdividido, a su vez, en tres categorías basadas en la severidad del episodio maniaco:
o Bipolar I. Pacientes que han tenido por lo menos un episodio de manía.
o Bipolar II (o hipomaníacos). Pacientes que han tenido síntomas maniacos pero no todo un episodio maniaco.
o Bipolar III. Pacientes que han tenido solo episodios depresivos que han tenido poca relación biológica con una historia de manía.

La diferencia entre un trastorno unipolar y uno bipolar sea ven no solo en los síntomas, además se pueden observar diferencias en la variabilidad demográfica, en la psicopatología, en el curso clínico, en la respuesta a la medicación y a variables bioquímicas. Los pacientes unipolares por lo general son de mayor edad que los bipolares. El trastorno bipolar es igual de común entre hombres y mujeres, mientras que el unipolar es aproximadamente dos veces más prevalente en mujeres que en hombres. Por otro lado, la depresión unipolar está asociada a niveles altos de agitación psicomotora. En contraste con el retardo psicomotor observado en depresión bipolar. Comparados con los pacientes bipolares, los unipolares son más propensos a somatizar problemas y a expresar enojo. Los bipolares usualmente experimentan hipersomnia y los depresivos unipolares padecen de insomnia.

En el tema de la farmacología los bipolares responden bien al carbonato de litio tanto como terapéutica como profilaxis en el tratamiento de la manía, pero no así en los efectos en depresión. Mientras que la medicación antidepresiva ha sido buena en la prevención de los episodios depresivos tanto en bipolares como en unipolares.

domingo, 24 de octubre de 2010

El entorno social en la depresión

Estado civil. Tanto las personas casadas como las que mantienen relaciones afectivas estables son víctimas de la depresión con menor frecuencia. Puede decirnos que hay algún factor hereditario en el caso de las depresiones bipolares, mientras que las otras tienen que ver con soportes sociales-familiares que actúan como atenuador.

Clase social. Las depresiones unipolares y otras depresiones menores aparecen con mayor frecuencia en clases sociales bajas, personas con pocos años de escolaridad y/o con trabajos menos calificados. Y parece haber un ligero predominio de las depresiones bipolares en las clases sociales altas.

Creencias religiosas. Aparentemente la frecuencia de suicidios es menor entre los creyentes de cualquier religión. Mientras se ha señalado aumento de depresiones bipolares entre los practicantes de religiones muy estrictas y cerradas.

Medio ambiente. Las depresiones unipolares y menores se presentan con mayor frecuencia en el medio urbano; y la frecuencia de las depresiones bipolares es semejante.

Sexo. En las depresiones bipolares la proporción hombre/mujer es muy semejante, no es así en el caso de las depresiones menores y unipolares, en estas dos últimas la frecuencia es de un hombre por dos mujeres. Se piensa que hay relación entre estas cifras de depresión y los cambios hormonales, el papel social asignado a la mujer, la educación sociocultural de la mujer, quizás, la ayude a aceptar y reconocer que se encuentra triste, desmoralizada, mientras que los hombres no expresen la depresión por ser un signo de debilidad y tiendan a optar por el alcoholismo, la agresividad o somatizaciones, enmascarando “el sentimiento” considerado como poco masculino.

Edad. Aunque por lo general la depresión se presenta sobre todo entre los treinta y los cincuenta años, en cualquier etapa de la vida puede haber depresiones. Tanto en la infancia como en la vejez hay depresiones con características propias de cada una de estas edades. Hay que tener en cuenta que los niños pueden no ser capaces de verbalizar sus estados de ánimo y entonces sus manifestaciones de desánimo se encuentren en el trastorno del apetito, aislamiento social, fobias escolares, vómito, insomnio, etc. Entonces es importante reconocer estos síntomas como posible punta del iceberg de un cuadro depresivo.

En el anciano la depresión también tiene otras características pues hay que tener en cuenta que con la edad cambian las características biológicas, el cerebro del anciano cambia la cantidad de neurotransmisores, el número de neuronas disminuye, afectando entre otras cosas la memoria, todo esto sumado a los cambios en el resto del cuerpo y la economía; el uso de fármacos para diferentes entidades, etc. En el punto de vista social un anciano es una persona improductiva, puede cambiar su estatus en la familia. Entonces estos cambios explican en parte ciertas depresiones y sus características clínicas y terapéuticas. La depresión en el anciano puede manifestarse de la misma forma que en una edad adulta, pero también se presenta con rasgos que pueden confundir a las personas de su alrededor, como en la pseudodemencia depresiva y las depresiones involutivas.

Pseudodemencia depresiva. Hay una disminución de las funciones integrativas superiores. El anciano es víctima de la confusión. Hay errores en su orientación temporal-espacial y de la orientación. La memoria y la atención están muy disminuidas. La lectura, el cálculo y la expresión también están afectados. Como estos síntomas son los más evidentes y visibles, muy seguido enmascaran el sustrato depresivo que los sostienen y los síntomas característicos de la depresión no se ven o se consideran menos relevantes. Esto puede llevar al diagnóstico equivocado de demencia senil en pacientes deprimidos.

Depresión involutiva. Designa a las depresiones que aparecen durante la vejez en individuos que carecen de antecedentes depresivos. Aquí, además de los síntomas típicos depresivos, se añade una marcada actitud negativa, caracterizada por hipocondriasis, histrionismo, mayores manifestaciones de ansiedad y una peculiar resistencia a responder positivamente a los habituales tratamientos antidepresivos. Se ha dicho que estos pacientes son proclives a actos suicidas, pero no hay estudios que confirmen la opinión.

Herencia. Se ha demostrado que la frecuencia de trastornos depresivos endógenos entre familiares de primer grado va del 15 al 20%. Este porcentaje está muy por encima de lo que corresponde a la población en general. El mecanismo de transmisión hereditaria no ha sido aclarado. También es posible encontrar en la ascendencia y descendencia de pacientes con depresión alteraciones psíquicas no depresivas con una mayor influencia que en la población en general. Mientras que en las depresiones menores el componente hereditario da la impresión de ser mucho menor e incluso inexistente. Hay que tener en cuenta las semejanzas que presenta esta enfermedad entre gemelos. Más adelante se tocará el tema de los genes y la depresión.

sábado, 23 de octubre de 2010

¿Qué es la depresión?

La depresión se incluye en el grupo de los “trastornos afectivos”; porque como característica de la depresión es la alteración de la capacidad afectiva, y no solo es la tristeza sino también, la incapacidad de dar afecto o recibirlo de quienes nos rodean.

Clasificación de los estados depresivos

Los estados depresivos no son una entidad monolítica invariable. Si se aceptan las clasificaciones que se han hecho hasta el presente, se verá que han sido descritos más de cien tipos depresivos que se suponen distintos unos de otros. Esta abundancia puede confundir.

Es importante hacer más homogéneos los grupos depresivos para que se les pueda evaluar la y dar un fármaco antidepresivo más eficaz. Esta necesidad ha tenido como consecuencia la identificación de subgrupos depresivos concretos que pueden responder mejor a tal o cual antidepresivo.

Clasificación clásica

Depresiones endógenas (primaria). Estas depresiones van de adentro hacia fuera, se relacionan con una vulneración específica del propio psiquismo del paciente. El término endógeno debe entenderse como la manifestación depresiva sin una causa que, al menos en apariencia, la justifique. Aparecen espontáneamente.

Es una característica propia del depresivo endógeno, en una fase de normalidad del estado de ánimo, responder con entereza y sosiego a las dificultades, al contrario, en una fase depresiva son incapaces de enfrentarse a estas mismas dificultades e incluso a otras de menor peso. Estas reacciones del estado de ánimo y de la importancia de los acontecimientos pueden variar de individuo a individuo y de una raza a otra, aun de un nivel sociocultural a otro nivel.

Depresiones somatógenas. Estas tienen causas orgánicas demostrables, la depresión puede ser parte de procesos infecciosos, enfermedades de la tiroides o cáncer. Por lo que es necesario tratar antes la causa primaria, aun cuando persista la depresión una vez eliminado lo que la provocó. Puede pasar que el trastorno orgánico queda resuelto pero persisten las manifestaciones depresivas, entonces el tratamiento debe ser bidireccional (tratar la depresión como entidad independiente).

Depresión psicógena. Son originadas por causas psíquicas o ambientales, por fuertes tensiones, por componentes psicosociales, etc.

Hay cierta predisposición, consustancial al individuo, a desarrollar unas u otras manifestaciones al margen de la causa que la desencadena. Cada individuo tiene un límite propio para soportar fuertes tensiones y que más allá de este límite es probable que aparezcan manifestaciones psiquiátricas o psicosomáticas.

Las depresiones reactivas están ligadas al concepto de pérdida, mientras que las reacciones ansiosas están vinculadas al concepto de cambio. A veces, aun siendo los cambios positivos, pueden ocasionar reacciones depresivas.

Clasificación actual

En esta se hace mayor hincapié en saber si el síndrome depresivo está o no relacionado con otras entidades y si cumple o no ciertos requisitos, como síntomas, signos, gravedad y tiempo de evolución.

Depresiones secundarias. Son las relacionadas con otras enfermedades médicas o psiquiátricas. Es indispensable identificar el trastorno original que las provocó.

o Secundarias en relación con otras alteraciones psiquiátricas.
–la esquizofrenia, tras la remisión del episodio agudo o en algunas manifestaciones de la esquizofrenia que se caracterizan por una actitud clínica negativa
–los estados de ansiedad aguda o generalizada se vuelve crónica con el tiempo y no se resuelve
o Los alcohólicos y otros adictos, al retirárseles el tóxico que les causa dependencia.
o Secundarias en relación con otras alteraciones médicas.
Depresiones primarias. Son las que no están ligadas a otro tipo de enfermedad médica o psiquiátrica. Aparecen de manera autónoma o una vez que se producen los desencadenamientos antes descritos. Las subdivisiones son de acuerdo con su sintomatología y su gravedad.

Depresiones primarias unipolares. Se presentan en fases. Cuando no se remedian, a los intervalos de normalidad siguen fases depresivas. Tanto la duración de la fase como el tiempo que transcurre entre una y otra varía de un individuo a otro. En algunas el episodio dura solo unas semanas, en otras se vuelve crónico con el paso de los años. Suelen aparecer a partir de los treinta años de edad, pero desaparecen con un tratamiento adecuado.
Depresiones primarias bipolares. Las fases depresivas alternan con intervalos de normalidad, pero también con episodios maníacos. La manía es otra cara de la moneda de la depresión, los pacientes se muestran eufóricos, expresivos, son imperativos, se entregan a la verborrea, padecen insomnio, hacen gastos excesivos, se comprometen a hacer tareas irrealizables y se muestran irascibles cuando se les lleva la contraria. En casos graves pueden llegar a la agitación, a las ideas delirantes o a las alucinaciones. Se ha visto que los pacientes son susceptibles de desarrollar un cuadro bipolar tras una primera fase depresiva cuando:
–inicio de la enfermedad entes de los 25 años
–antecedente familiares de enfermedad bipolar
–respuesta maníaca tras el tratamiento con antidepresivos.

El pronóstico es peor que en los unipolares, pues los bipolares son más inestables.

Depresiones primarias mayores. Alude al nivel de gravedad de la depresión y puede ser unipolar o bipolar, en esta última se trata de la llamada psicosis maníaco-depresiva.
Depresiones primarias menores. También es con respecto al grado de gravedad y se aplica a las depresiones unipolares y bipolares. Las unipolares menores no presentan un cuadro sintomático muy completo. Tienden a prolongarse más con el tiempo y se pueden confundir con rasgos de la personalidad de los individuos que las padecen o con una simple desmoralización a raíz de situaciones conflictivas. También son llamadas trastornos ciclotímicos o alteraciones cíclicas del estado de ánimo, mimetizan el trastorno maníaco-depresivo, pero con menor intensidad sintomatológica.

viernes, 22 de octubre de 2010

La depresión a lo largo de la historia

La depresión ha acompañado al hombre, quizás, desde su origen; en la Biblia en el Libro de los Reyes, Saúl de Nabucodonosor muestra síntomas que muy bien hoy se pueden clasificar como depresión.

En Roma un siglo antes de Cristo Celso y Asdepiades recomiendan para aliviar la depresión las buenas relaciones humanas, estímulos intelectuales y música agradable. Y también en el siglo 1 a.C Aretaeus de Cappadocia describe una enfermedad como melancolía. Soranus da como tratamiento para los pacientes deprimidos las idas al teatro a ver comedias. Constantino el africano fue el primero en descubrir los síntomas de la melancolía: miedo a lo desconocido, remordimientos religiosos excesivos y ansiedad.

En la Edad Media había un gran número de variedades de la llamada melancolía, atribuida a espíritus o a causas naturales como exceso de trabajo o de actividad sexual; y hay que recordar que en esta época se etiquetaba de “enmoniacados” a los sujetos con trastornos psiquiátricos.

En 1839 Roberto Burton publica su “Anatomía de la Melancolía” donde identifica los estados depresivos. En 1883 Emil Kraspelines diferencia entre la psicosis maniaco depresiva y la demencia precoz (esquizofrenia).

Las llamadas escuelas organicistas, hoy biologistas, intentaron explicar el trastorno de la depresión a partir de errores, insuficiencias o intoxicaciones de tipo material, que concuerda con la escuela griega, que entendía la depresión como un exceso de “humor o Bilis negra”. Otros estudiosos tratan de comprender la depresión como una disfunción cuyo origen está más allá de lo puramente orgánico.

Con la revolución francesa y la renovación del espíritu humanístico, la idea acuñada por Pinel de “romper las cadenas de los alienados”, ayudo a que la medicina comenzara a mostrar un interés más acusado por las enfermedades mentales, entre ellas la depresión. En el siglo XIX persistieron las interpretaciones organicistas en un afán de identificar y tratar las enfermedades mentales como cualquier otra enfermedad; en este momento se trató de clasificar y homogenizar los transtornos psíquicos en grupos de pacientes que sufrían síntomas iguales o muy parecidos.

A principios de nuestro siglo se cuenta con la teoría del inconsciente propugnada por Sigmund Freud, entendiendo la enfermedad mental como un proceso dinámico e individualizado.

En los últimos años el gran desarrollo de las ciencias básicas y de la psicología conductual y cognitiva ha aportado nuevas luces sobre la génesis y el tratamiento de la depresión.

Así como en el pasado hoy en día la depresión tiene un lugar dentro de los males que aquejan al hombre, situándose entre las enfermedades cardiovasculares, el SIDA y la ansiedad, entre otras. Hay que tener en cuenta que aun cuando la mayoría de estas dolencias ya existían anteriormente, no se detectaban con tanta claridad como hoy o las alternativas terapéuticas eran desoladoramente escasas.

La depresión es contraria a la nueva tendencia de la salud donde es importante no solo cuanto se vive sino como se vive, o sea, en la actualidad al tener un promedio mayor de esperanza de vida la calidad de vida es muy importante, entonces qué pasa con esa calidad de vida cuando uno no tiene la capacidad de ser feliz.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Enfermedad de Alzheimer

Se trata de una enfermedad degenerativa progresiva del cerebro caracterizada por la desorientación y la pérdida de memoria , de atención y de la capacidad de raciocinio. Es considerada la primera causa de demencia en la vejez.

Fue descrita por primera vez por el neuropatólogo alemán Alois Alzheimer en 1906. En USA , afecta de 2,5 a 3 millones de personas. En Inglaterra , se calcula que el número de individuos que padecen este trastorno pasará del millón hacia el año 2010. Los porcentajes ( número de casa por 100 individuos de 65 años o más) mundiales van del 0,6 en China al 10,3 en Massachussets, Estados Unidos. La incidencia de la enfermedad aumenta con la edad, pero no hay pruebas de que su origen esté en el proceso de envejecimiento.

La esperanza media de vida de quienes padecen esta enfermedad está entre cinco y diez años , aunque en la actualidad muchos pacientes sobreviven 15 años o más debido a las mejoras conseguidas en la atención y tratamiento médico. La causa de esta enfermedad no se ha descubierto, aunque no se dispone de terapia paliativa. La capacidad de los médicos para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer se ha incrementado en los últimos años, pero sigue siendo un proceso de eliminación, en el que el diagnóstico final sólo se puede confirmar mediante autopsia, en la que se observa pérdida de neuronas en las áreas cerebrales asociadas con las funciones cognitivas. Las lesiones características de esta enfermedad consisten en la formación de proteínas anómalas conocidas como placas seniles y degeneración neurofibrilar.

La naturaleza de estas proteínas anómalas y la localización de los genes que la producen , ha sido identificada. Esta enfermedad se caracteriza además por un importante déficit de neurotransmisores cerebrales , las sustancias químicas que transmiten los impulsos nerviosos , en particular la acetilcolina, vinculada con la memoria. La cuestión científica más importante que se plantea respecto a la enfermedad se centra en cual es la causa de que determinados tipos se neuronas sean vulnerables y mueran. Muchos investigadores están tratando de responder a esta pregunta a través de estudios que analizan los efectos potenciales de factores genéticos, toxinas , agentes infecciosos, anomalías metabólicas, y una combinación de estos factores. Los hallazgos recientes señalan que un pequeño porcentaje de los casos de enfermedad de Alzheimer pueden ser hereditarios.

Está clasificado dentro de enfermedades mentales, caracterizada por la anormalidad psíquica y conductual asociada a deterioros transitorios o permanentes en el funcionamiento del cerebro. Los desordenes presentan diferentes síntomas según el área afectada o la causa, duración y progreso de la lesión . El daño cerebral procede de una enfermedad orgánica, del consumo de alguna droga lesiva para el cerebro o de alguna enfermedad que lo altere indirectamente por sus efectos obre otras partes del organismo.

Los síntomas asociados a los trastornos orgánicos mentales podrán ser el resultado de un daño orgánico o la reacción del paciente a la pérdida de capacidades mentales. Ciertos trastornos presentan como característica el delirio o un estado de obnubilación de la conciencia que impide mantener la atención, acompañado de errores perceptivos y de un pensamiento desordenado e inadaptado a la realidad. Otro síntoma frecuente de los trastornos orgánicos como la enfermedad de Alzheimer , es la demencia , caracterizada por fallos en la memoria , el pensamiento, la percepción , el juicio y la atención que interfieren con el funcionamiento ocupacional y social. La demencia senil se da en la tercera edad y produce alteraciones en la expresión emocional ( apatía creciente, euforia injustificada o irritabilidad).

Incidencia y distribución:

Es imposible saberlo con exactitud . Los registros de admisión a los centros psiquiátricos pueden orientarnos, pero hay que tener en cuenta

que se excluyen casos de aquellas personas que no se ponen en tratamiento por no considerar que sufran algún trastorno; de éstos , la mayor parte presentan trastornos menores, ya que el riesgo de sufrir, enfermedades más graves es de 1%, mientras que el de sufrir una depresión- trastorno más común en la actualidad, y motivo de consulta médica en atención primaria más frecuente- es de un 10%. Actualmente existe una preocupación cada vez mayor por los trastornos mentales orgánicos, puesto que inciden con más frecuencia en las personas mayores, un sector de población que está aumentando vertiginosamente en los países más desarrollados.

martes, 19 de octubre de 2010

Infarto de miocardio

Es una urgencia médica en la que parte del flujo sanguíneo que llega al corazón se ve reducido o interrumpido de manera brusca y grave, en consecuencia, se produce una destrucción del músculo cardíaco (miocardio) por falta de oxígeno.

CAUSAS:

El infarto agudo de miocardio se produce generalmente cuando la obstrucción de una arteria coronaria restringe gravemente o interrumpe el suministro de sangre a una región del corazón. Si este suministro es interrumpido o reducido significativamente durante unos pocos minutos se destruye el tejido cardíaco.

La capacidad del corazón para seguir bombeando después de un ataque cardíaco depende directamente de la extensión del tejido lesionado.

Si la lesión afecta a más de la mitad del tejido cardíaco, el corazón, por lo general, no puede funcionar y es probable que se produzca una grave incapacidad a la muerte.

La causa más frecuente de obstrucción es un coágulo sanguíneo. Por lo general, la arteria está ya parcialmente estrechada por ateromas. Este puede romperse o desgarrarse y crear más obstrucción lo que provoca la formación de un coágulo.

SIGNOS Y SINTOMAS:

· Dolor toráxico intenso y prolongado. Se percibe como una presión intensa y puede extenderse a brazos y hombros sobre todo izquierdos, espalda, incluso los dientes y la mandíbula.

· El dolor se describe como un puño enorme que retuerce el corazón.

· El dolor a veces se percibe de forma distinta, sobre todo en ancianos y en diabéticos, en los que puede percibirse como un dolor prolongado en la parte superior del abdomen.

· Dificultad para respirar.

· Mareo.

· Pueden ocurrir náuseas, vómitos, desfallecimiento y sudoración.

· Ataques frecuentes de ANGINA DE PECHO.

Un infarto es un área de tejido que ha muerto por falla de oxígeno.

El miocardio, o músculo del corazón, puede sufrir un infarto cuando existe una enfermedad coronaria avanzada.

Los vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes al músculo cardíaco puede desarrollar placas de ateroma, lo que compromete en mayor o menor grado el flujo de oxígeno y nutrientes al propio corazón, con efectos que varían desde una angina de pecho a un infarto de miocardio.

DIAGNOSTICO:

1. Si una persona sufre síntomas compatibles con un infarto, se le hará un ECG inmediatamente, incluso en la ambulancia que se traslade. De hecho, estará unido a un monitor de ECG durante todo el tiempo que esté en el Hospital.

2. Análisis. Determinación de algunos enzimas que aumentan en la sangre cuando se daña el músculo cardíaco.

3. Estudios isotópicos y/o cateterismo cardíaco (coronariografía). Se plantean cuando ya ha pasado la fase aguda.

PRONOSTICO Y COMPLICACIONES:

Si el área del infarto es pequeña y no compromete al sistema bioeléctrico que controla los latidos del corazón, las probabilidades de sobrevivir a un infarto son altas. Sin embargo, una de cada tres personas que sufren un infarto mueren antes de poder recibir atención médica (muerte súbita).

Debido a la frecuencia de muerte súbita, las técnicas de resucitación cardiopulmonar deben aplicarse cuanto antes a cualquier persona que este sufriendo un ataque al corazón. La mayoría de los que estén vivos dos horas después de un ataque sobrevivirán.

Sin embargo, existen algunas complicaciones:

- Arritmia cardíaca: existe un sistema bioeléctrico que controla los latidos del corazón. Pueden aparecer arritmias muy graves, como la fibrilación ventricular, en la que los ventrículos se contraen de forma rápida, descoordinada e ineficaz, y a efectos de bombeo de sangre, el corazón se para. En otras personas, pueden aparecer arritmias lentas, es decir, el latido es demasiado lento para que el corazón funcione normalmente. Esto puede requerir la implantación temporal o definitiva de un marcapasos artificial.

- Insuficiencia cardíaca: cuando el área de infarto es extensa, el resto del corazón puede ser insuficiente para realizar el trabajo de bombeo.

- Muerte: la causa más frecuente de muerte súbita por infarto es la fibrilación ventricular.

ACTIVIDAD DESPUES DE UN INFARTO DE MIOCARDIO

- La intensidad de la actividad dependerá de la condición del corazón. Muchas personas pueden volver a trabajar y a disfrutar de sus actividades. Otras deben limitar sus esfuerzos si el músculo cardíaco quedó muy debilitado. Los factores de riesgo para sufrir un reinfarto son: falta de ejercicio, sobrepeso, niveles elevados de colesterol, niveles elevados de glucemia en caso de diabetes, presión arterial elevada, tabaquismo y estrés.

- El ejercicio puede ayudar a refozar el corazón, a sentirse mejor, a controlar el peso, a disminuir la presión arterial y los niveles de colesterol.

- Previamente se debe realizar una prueba de esfuerzo, comenzando los ejercicios en forma gradual, preferentemente aquellos en los que interviene el cuerpo completo, como caminar, andar en bicicleta, etc.

-

Los consejos para disminuir el peso incluyen: comer solamente hasta sentirse satisfecho, comenzar las comidas con algo liviano; comer vegetales, alimentos ricos en fibras y proteínas; comer despacio; hacer ejercicio; tener a mano alimentos con pocas grasas; evitar el consumo de alcohol y cafeína.

- Evitar el consumo de sal, que además de elevar la presión arterial, colabora en la retención de líquidos.

-

Las relaciones sexuales pueden comenzar, normalmente, tres o cuatro semanas después del infarto. Para más detalles consultar al profesional médico.

lunes, 18 de octubre de 2010

Cáncer de próstata

Objetivos.- Conocer más a fondo sobre el cáncer de próstata para saber las verdades sobre esta enfermedad, y así poder ayudar a evitarla, informando sobre esta a personas que la desconozcan.

Se trata de un tumor maligno que se desarrolla en la glándula prostática. Consiste en un crecimiento descontrolado de las células prostáticas. Esto hace, entre otras cosas, que la próstata, por su situación, presione sobre la vejiga y la uretra impidiendo la salida normal de la orina.

La mayoría de los tumores cancerosos prostáticos crecen muy lentamente, aunque algunos lo hacen de forma rápida, incluso pueden propagarse.

El cáncer de próstata (cáncer prostático) es el segundo cáncer más común en los hombres, después del cáncer de piel, y la segunda causa principal de muerte por cáncer en los hombres, después del cáncer del pulmón.

La próstata es una de las glándulas sexuales masculinas. Es una glándula pequeña (cerca del tamaño de una nuez) y sirve para la producción de líquido seminal, que forma parte del semen o esperma. Está ubicada encima del recto y debajo de la vejiga de la orina. La próstata rodea la uretra -el tubo que lleva la orina desde la vejiga al pene- como una especie de "flotador", en el punto donde la uretra se conecta a la vejiga. Por ello, cuando la próstata crece, hay dificultades al orinar o en las relaciones sexuales.

El cáncer de próstata se da con mayor frecuencia en hombres mayores. La próstata sigue creciendo durante la mayor parte de la vida de un hombre, de forma que es muy frecuente presentar a partir de los 60 años una condición inocua llamada próstata "agrandada" o hipertrofia prostática benigna (HPB), mucho más común que el cáncer de próstata. Muchos de los signos y síntomas de la HPB son los mismos que los del cáncer de próstata.

SÍNTOMAS DE CÁNCER DE PRÓSTATA

En su estadio más inicial, el cáncer de próstata puede no producir signos o síntomas. Según crece el tumor, pueden notarse ciertos signos o síntomas, incluyendo:

  • Dificultad con comenzar o terminar de orinar
  • Dificultad con comenzar o terminar de orinar
  • Fuerza reducida del chorro de orina.
  • Goteo al final de la micción.
  • Micción dolorosa o con ardor
  • Orinar poca cantidad cada vez y frecuentemente, especialmente por la noche.
  • Eyaculación dolorosa
  • Sangre en la orina
  • Incapacidad para orinar
  • Dolor continuo en la parte baja de la espalda, en la pelvis, o en la zona superior de los muslos.

DIAGNÓSTICO DEL CÁNCER DE PRÓSTATA

1. Tacto rectal. Debe formar parte del chequeo físico anual recomendado para los hombres mayores de 40 años de edad, según la Asociación Americana del Cáncer. Mediante la inserción de un dedo enguantado en el recto, el médico palpa la superficie de próstata a través de la pared del intestino. Masas sospechosas, texturas anormales o durezas llevarán a investigaciones posteriores.

2. Antígeno específico de próstata (P.S.A., siglas en inglés). Es una proteína producida en la próstata que puede elevarse cuando el cáncer está presente. Los niveles de PSA pueden ayudar al médico en el seguimiento de un paciente con problemas de próstata.

3. Punción/Biopsia de próstata. La única manera de determinar si una masa sospechosa es cáncer de próstata es examinar microscópicamente una muestra del tejido tomado del área. Esta muestra puede ser extraída por una aguja colocada directamente en la próstata a través del recto o del perineo (el espacio entre el escroto y el ano). Este procedimiento se llama una punción-aspiración de aguja fina (PAAF) o una biopsia por aguja. También puede obtenerse una biopsia mediante una operación.

Si existe cáncer, varios otros procedimientos, incluyendo radiografías, pruebas de laboratorio y procedimientos computarizados de radiología diagnóstica serán útiles en determinar el grado de la enfermedad.

ESTADIOS O ETAPAS DEL CÁNCER DE PRÓSTATA

Etapa I (A). El cáncer de próstata en esta etapa no se siente y no causa ningún síntoma. El cáncer se encuentra solamente en la próstata y se detecta de forma casual.

Etapa II (B). Las células cancerosas se encuentran en la glándula prostática únicamente. El tumor puede detectarse por medio de una biopsia por aguja, o por simple tacto rectal.

Etapa III (C). Las células cancerosas se han diseminado fuera del recubrimiento (cápsula) de la próstata a los tejidos circundantes.

Etapa IV (D). Diseminación (por metástasis) a los ganglios linfáticos (cerca o lejos de la próstata) o a los órganos y tejidos situados lejos de la próstata -los huesos, el hígado o los pulmones-.

Recidiva. El cáncer vuelve a aparecer después de haber sido tratado. Puede reaparecer en la próstata o en otra parte del cuerpo.

CLASIFICACION T.N.M.. El cáncer de próstata también se puede clasificar usando T (tamaño del tumor), N (grado de diseminación a los ganglios linfáticos) y M (extensión de la diseminación a otras partes del cuerpo).

TRATAMIENTO DEL CÁNCER DE PRÓSTATA

El tratamiento del cáncer de próstata es sumamente individualizado, y deben considerarse muchos factores, sobre todo:

- la etapa de la enfermedad,
- los antecedentes médicos generales del paciente,
- la edad,
- el estado general de salud
- la esperanza de vida.

CIRUGÍA. La cirugía para el cáncer de próstata varía de extirpar sólo el crecimiento canceroso, a la extirpación de toda la próstata y de los ganglios linfáticos circundantes.

Prostatectomia radical. Consiste en la extirpación de la próstata y parte del tejido que la rodea. La cirugía se puede realizar mediante una incisión en el espacio situado entre el escroto y el ano (prostatectomia perineal) o mediante una incisión en el abdomen inferior (prostatectomia retropúbica). La prostatectomia radical se lleva a cabo sólo si el cáncer no se ha diseminado fuera de la próstata.

En algunos casos de cáncer de próstata avanzado, puede estar indicada la extirpación de los testículos -estas dos glándulas son el productor principal de la hormona masculina testosterona en el cuerpo, la cual estimula el crecimiento del cáncer de la próstata.

Los efectos colaterales principales de la extirpación de próstata son la impotencia (incapacidad para tener o mantener una erección) y la incontinencia urinaria (incapacidad para controlar la función urinaria). Generalmente son temporales, pero en algunos casos pueden ser permanentes.

RESECCIÓN TRANSURETRAL. Consiste en la extirpación del cáncer de próstata empleando un instrumento que se introduce en la próstata a través de la uretra. Esta operación a veces se hace para aliviar los síntomas causados por el tumor antes de aplicar otro tratamiento, o en los hombres que no pueden soportar una prostatectomia radical debido a la edad u otra enfermedad.

CRIOCIRUGÍA. Un tipo de cirugía en el que el cáncer se destruye por congelamiento.

OTRAS TERAPIAS. Además de la cirugía, para tratar el cáncer de próstata pueden estar indicadas una o varias de las siguientes:

- Radiaciones ionizantes (Radioterapia)
- Medicamentos ("venenos") contra el cáncer (Quimioterapia)
- Hormonas (Hormonoterapia).
- Terapia biológica o Inmunoterapia (uso del sistema inmune del cuerpo para combatir el cáncer).

Terapia hormonal. Las hormonas masculinas (especialmente la testosterona) pueden contribuir al crecimiento del cáncer de próstata. Para detener el crecimiento del cáncer, se pueden administrar hormonas femeninas (estrógenos) o unos medicamentos llamados agonistas LHRH que reducen la cantidad de hormonas masculinas. El motivo es el mismo que en algunas ocasiones lleva a una extirpación de los testículos (orquiectomia) con el fin de impedir que estos produzcan testosterona. Este tratamiento se usa generalmente en hombres con cáncer de próstata avanzado.

El propósito de la terapia biológica o terapia modificadora de la respuesta biológica (BMR) es el de tratar de que su mismo cuerpo combata el cáncer. Para ello se utilizan materiales producidos por el propio cuerpo (o síntesis idénticas de laboratorio) para reforzar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra la enfermedad.

TRATAMIENTO POR ETAPAS

El tratamiento del cáncer de próstata depende de la etapa en la que se encuentra su enfermedad, su edad y su salud en general, y es sumamente individualizado. En cada caso se combinarán las opciones más sensatas de cirugía, radioterapia, hormonoterapia y terapias biológicas. La quimioterapia no ha resultado de gran utilidad en el cáncer de próstata.

PRONÓSTICO Y EPIDEMIOLOGÍA

La tasa de supervivencia a los 5 años es de 85 % para los pacientes con cáncer de próstata cuyos cánceres se descubren en una etapa precoz, y la del cáncer de próstata en su conjunto ha aumentado hasta más del 70 % en los últimos 30 años.

El cáncer de próstata rara vez ocurre antes de los 55 años de edad. La mayoría de los hombres diagnosticados tienen 65 años o más. El cáncer de próstata se está volviendo más frecuente, posiblemente porque los hombres viven más. Los hombres de raza negra que viven en América tienen la tasa más alta del cáncer de próstata en el mundo, por razones desconocidas.

Algunos factores de riesgo para desarrollar cáncer de próstata son:

  • Antecedentes familiares (padre, hermano, tío) del cáncer de próstata.
  • Exposición a cadmio en el lugar de trabajo (soldadura, baterías o electrotipos).
  • Los hombres casados parecen tener mayor riesgo que los hombres solteros.
  • La dieta alta en grasas puede aumentar el riesgo.
  • Los hombres que se han sometido a una vasectomía pueden tener mayor riesgo.

Conclusiones y Recomendaciones.-

El cáncer de próstata es una enfermedad masculina muy grave, que se da con mayor frecuencia en hombres mayores a 45 años.

Como ocurre con muchos tipos de cáncer, la detección y el tratamiento tempranos aumentan las perspectivas de curación. Además, el cáncer de próstata es un tipo de cáncer que crece lentamente. Cuando se desarrolla muy a finales de la vida, como es frecuentemente el caso, la repercusión de la enfermedad puede ser mínima. En efecto, muchos hombres con cáncer de próstata mueren con el tiempo de causas no relacionadas con el cáncer mismo.

Esta enfermedad no es predecible con anterioridad, pero se puede prevenir, teniendo buenos hábitos en una vida saludable.

Es recomendable para todos los hombres mayores a 40 años, visitar al urólogo por lo menos una vez al año, para hacerse un examen prostático, para así tener un control regular y evitar o tratar el cáncer de próstata en sus inicios.